Lo que dan de comerlas mentiras delcorazón

Actualizado:

EN SU PUNTO

BEATRIZ CORTÁZAR

Es el mejor negocio de todos aquellos que no saben hacer nada, que son zánganos de profesión y buscan otras fuentes de ingreso. En un mundo donde las mentiras tienen más valor que las verdades, donde cuando a uno le pillan «con las manos en la masa», ya sea por una cámara oculta o por una verdad que tumba a cualquiera, el resultado es que nunca pasa nada. El «todo vale» se lleva hasta sus extremos más absurdos. En el mercado del corazón hay que vender cualquier sentimiento, cualquier beso perdido, cualquier salida. Hay que conseguir que hablen de uno, aunque sea mal, para luego sacarse los dineritos y reirse de todos. Las prostitutas de alto caché recurren a muchos programas, hacen lo que les piden y se cotizan más alto en el mercado carnal. Los chulos de poca monta hacen lo mismo o más, se lían con cualquier madurita necesitada y no dispuesta a pagar por sus servicios, para luego gastarse el dinero fácil en un descapotable, en drogas de todo tipo o en camisas de firma italiana que les sientan como un tiro. Hablando de mentiras, vídeos y rollos macabeos, me entero por «Sorpresa» que ahora son Óscar Lozano (ex de Carmen Morales, Belén Esteban y Ana Obregón) y Pilar Soto (ex pareja televisiva de Víctor Sandoval en «Mamma Mía» e intento de algo más con Marc Ostarcevic) los que pronto veremos de gira televisiva a raíz de unas fotos donde aparecen ridículamente cogidos del brazo (¿estilo ducal?) y combinados en su vestimenta negra. También cuentan que la ex torero Ángela y Bernardo Pantoja, hermano de la tonadillera, siguen en sus trece de querer difundir su noviazgo. De momento, ninguno de los dos prospera. Nada que ver con Paloma Lago y Álvaro Bultó a los que por fín veo en unas fotos besarse en los labios. Con tanto esquí, tanta escalada y tanta moto, siempre pensé que debían quedarse agotados para más fiestas.