Bonaventura Clotet junto a su mujer, Anna Fresquet, y su hija Aina
Bonaventura Clotet junto a su mujer, Anna Fresquet, y su hija Aina - INÉS BAUCELLS

Los Clotet, el clan que ha puesto contra las cuerdas a Leticia Dolera

La polémica por el embarazo y posterior despido de Aina Clotet, que había sido fichada para la serie «Déjate llevar», sitúa a la poderosa saga catalana en el mapa mediático

MADRIDActualizado:

Aina Clotet (36 años) llegaba el pasado lunes al Museo Nacional de Arte de Cataluña enfundada en un vestido rojo, que marcaba su avanzado estado de gestación. Acudía a la Gala People In Red, organizada por la Fundación Lucha contra el Sida. Aparentemente relajada y feliz, posó en compañía de su padre, el doctor Bonaventura Clotet, presidente de la Fundación; y de su madre, la doctora Anna Fresquet. En su caso, todo se limitó a una luminosa sonrisa, pues no abrió la boca.

Horas antes de su aparición en el photocall barcelonés, en Madrid se presentaba «Déjate llevar», serie creada y dirigida por la actriz Leticia Dolera (37) para Movistar+. Hasta hace dos días pasaba por ser una de las primeras espadas del feminismo español de última generación, pero ahora Dolera se ha convertido en la «mala» del nuevo culebrón mediático y arde en la hoguera de la indignación desde que reconociera, durante la presentación de su serie, que decidió prescindir de los servicios de Aina Clotet para un papel protagonista cuando supo que estaba embarazada de cuatro semanas.

Pero regresemos a Barcelona, a la gala del pasado lunes. Pese a que el runrún que llegaba de Madrid iba cobrando ecos atronadores, y con objeto de no desviar el foco de lo «verdaderamente importante» de aquella noche -se recaudaron 720.000 euros para la investigación contra el sida-, Aina esperó a la mañana siguiente para difundir un durísimo comunicado donde denunciaba que Dolera rompió un acuerdo entre ambas cuando supo que esperaba su segundo hijo. Que Aina Clotet se había caído del reparto de la serie ya se sabía, pera hasta el martes pocos conocían su versión de los hechos. Andrea Duro, Toni Acosta, Daniel Grao o Andrea Ros no tardaron en mostrarle su apoyo.

Todas las opciones

Para conocer los entresijos de la polémica hay que remontarse a finales del pasado mes de junio, cuando Dolera le aseguró a Clotet que encarnaría a Cris, una de las protagonistas de «Déjate llevar». El rodaje estaba previsto desde mediados de septiembre a finales de noviembre. A principios de julio, Aina descubrió que estaba «embarazada de cuatro semanas» y lo comunicó «inmediatamente» a la directora con la intención de que se pudieran «plantear la organización del rodaje»: «Asumí que la producción de una serie marcadamente feminista y que plantea la dificultad de ser mujer y madre en esta sociedad, consideraría todas las opciones para no excluirme solo por estar embarazada».

A los dos días, Dolera la llamó para informarle de que no creía que pudieran contar con ella, porque tenían un problema con la póliza del seguro -«que establece un coste altísimo para cubrir cualquier problema derivado del embarazo»-; además, veía complicado cambiar el plan de rodaje. Aina puso a disposición de producción su salario «para cubrir cualquier coste adicional», pero semanas antes de comenzar el rodaje le dijeron que era «artísticamente inasumible». Dolera le ofreció un personaje capitular, que Clotet rechazó por «la gran sensación de desprotección» que había sentido durante el proceso.

Hoy, quien ha enmudecido es Leticia Dolera. Sus representantes se escudan en que se encuentra en los últimos días del rodaje de la serie. Mientras ahueca el ala, a nadie se le escapa que una actriz que ha denunciado tantas veces las conductas machistas dentro de la industria haya prescindido de una compañera por estar embarazada. La Unión de Actores y Actrices ya se le ha echado encima con un comunicado que en el que se dice que las normas están claras en el Estatuto de los Trabajadores: si hubiera algún despido en el sector por embarazo, este sería declarado «nulo».

Quien le ha lanzado un capote a Dolera ha sido Manuel Burque, coguionista y actor en la serie, al asegurar que cuando Aina comunicó su situación «se creó un gabinete de crisis» para intentar adaptar el plan de rodaje: «Creedme que se intentó. Leticia quería que así fuese».

Desde México Marc Clotet, hermano de Aina y hasta el estallido de la crisis el rostro más popular del poderoso clan catalán, ha sido uno de los primeros en apoyar a la perjudicada en las redes sociales. A él se ha unido una embarazadísima Natalia Sánchez (la entrañable Teté de «Los Serrano»), actual pareja de Marc. La intérprete madrileña y el actor barcelonés llevan juntos desde 2014, cuando él ya se había divorciado de Ana de Armas. Y el pasado mes de agosto, anunciaron que esperan su primer hijo. Muy queridos en el gremio, sus «amistades peligrosas» con algunos adalidés del «procés» independentista el pasado año les granjeó más de un dolor de cabeza. Unas fotografías y un vídeo donde aparecen cantantando al son de la guitarra de Josep Lluís Trapero, el que fuera mayor de los Mozos de Escuadra en casa de Pilar Rahola, dieron la vuelta a España.

Compromiso y sensibilidad

La imagen pública de Marc y Aina siempre ha estado a disposición de la fundación de su progenitor. «El compromiso y dedicación del doctor Clotet en la lucha contra el sida es total y esta sensibilidad sobre la enfermedad la ha traspasado a sus hijos», contaba a ABC un miembro de la Fundación. Y apuntaba: «Han participado de manera muy generosa en todas las actividades de la Fundación y han ejercido de embajadores siempre que les ha sido posible». Una de esas actividades tuvo lugar el año pasado, cuando Bonaventura y Marc Clotet acudieron a la academia de «Operación Triunfo» para concienciar a concursantes y espectadores sobre la importancia de la lucha contra el VIH.

La familia Clotet siempre ha sido una piña. Ahora han cerrado filas frente a Leticia Dolera.