Imagen de archivo de Cliff Richard.
Imagen de archivo de Cliff Richard.

Cliff Richard confiesa su relación con un ex sacerdote

El cantante afirma que, aunque vive con John McElynn, no piensa en contraer matrimonio

EFE |
LONDRES Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El cantante británico Cliff Richard, de 67 años, reconoce en su recién publicada autobiografía que el ex sacerdote católico con el que vive es su "compañero". El artista, que durante mucho tiempo se ha negado a responder a las preguntas de la prensa sobre sus inclinaciones sexuales, hace esa revelación en My Life, My Way (Mi Vida, Mi Camino).

Richard, cristiano anglicano comprometido con su fe, cuenta que conoció al ex misionero John McElynn durante una visita a Nueva York. "En un principio no pensaba en renunciar al sacerdocio, pero cuando se hizo evidente que estudiaba esa posibilidad, le indiqué que podía ayudarme en algunos proyectos benéficos", escribe el cantante, que ha vendido 250 millones de discos en todo el mundo.

"Eso ocurrió hace siete años y el acuerdo al que llegamos entonces ha funcionado. John pasa la mayor parte del tiempo cuidando de mis propiedades, lo que me quita ese trabajo", explica Richard. "Con el tiempo John y yo nos hemos hecho íntimos amigos. Y se ha convertido además en mi compañero, lo cual es estupendo porque no me gusta vivir solo", agrega.

El cantante opina que la Iglesia debería aprobar los matrimonios entre homosexuales aunque dice que personalmente no piensa en contraer una alianza de ese tipo. "La gente a veces comete el error de creer que sólo el matrimonio conduce a la felicidad. Puede que un día conozca a alguien y cambie de opinión, pero ahora mismo no creo que el matrimonio fuese a hacerme más feliz", confiesa.

A pesar de revelar que su compañero actual es un varón, Cliff Richard explica que estuvo a punto de casarse con dos mujeres. "Una era Jacquie Irving, una bailarina a la que conocí en Blackpool. Era muy hermosa y durante algún tiempo éramos inseparables", explica. La segunda fue Sue Barker, ex estrella del tenis y presentadora deportiva de la BBC, a la que conoció en 1982. "Pensé muy seriamente en casarme con ella, pero al final comprendí que no la quería lo suficiente como para comprometerme para el resto de mi vida", señala Richard.