Christian Gálvez: «Yo podría poner a Leonardo y Warhol juntos, si quisiera»

El presentador de «Pasapalabra» se defiende de las acusaciones de «intrusismo» por su exposición sobre Leonardo da Vinci

MadridActualizado:

Empieza por la «ele», nombre del «genio universal», también conocido como «hombre del Renacimiento». Leonardo. Por «ce», presentador del programa «Pasapalabra» a quien el Comité Español de Historia del Arte (CEHA) acusaba de «intrusismo profesional» esta semana por su exposición «Leonardo da Vinci: los rostros del genio»: Christian Gálvez. «A Leonardo también le habrían señalado como intruso», comenta el presentador a ABC.

Para entender la polémica que ha marcado la semana, hay que recordar que la muestra de Gálvez, impulsada por la Biblioteca Nacional (BNE), tiene una doble vertiente en el marco de las celebraciones del quinto centenario de la muerte del artista. La primera exposición, comisariada por la catedrática Elisa Ruiz, recoge los manuscritos del artista italiano que hay en Madrid. La otra, menos erudita, se encuentra en el Palacio de las Alhajas y la ha dirigido Gálvez, y tiene la intención de ser más didáctica, para acercar la figura de da Vinci a todos los públicos. La CEHA acusaba a Gálvez de utilizar «todo su poder mediático para proyectar una idea sin calado científico dirigido a un público general».

Nada en común

Ana Santos, directora de la BNE salía en su defensa: «De la selección de estas reproducciones se ha hecho cargo el señor Gálvez, al igual que altruistamente ha financiado todos los gastos de la exposición», decía. La mecha prendía definitivamente cuando Ruiz reconocía a la prensa que el pasado mes de mayo presentó su dimisión como comisaria de la exposición por Gálvez, con quien no encontraba puntos en común. Al final siguió adelante con la condición de «no mantener ninguna relación con el señor Gálvez, ni depender bajo ningún concepto de esta persona».

«Lo que más gracia me hace es que un comité de historia del arte está criticando una exposición que no va de arte: mi exposición es biográfica y conmemora la vida de un hombre bajo un punto de vista determinado, que en este caso es el mío y el de mi equipo», resalta Christian Gálvez en conversación con ABC, quien además recuerda que se trata de «una iniciativa privada»: «Yo podría poner a Leonardo y Warhol juntos si quisiera». Al otro lado del teléfono, Gálvez sentencia que la polémica sobre su exposición «no tiene más recorrido» y que la muestra «va como un tiro»: «Si intentar convertirte en un puente entre la cultura y la gente es ser un intruso, seguiré siéndolo durante mucho tiempo».

Toda una experiencia

El entusiasmo de Gálvez por la figura de Leonardo da Vinci comenzó en noviembre de 2009. El presentador de Telecinco se encontraba en Milán rodando unos anuncios para una marca de sofás cuando le dieron unas horas libres y consiguió acceder al convento de Santa Maria delle Grazie, donde pudo contemplar «La última cena» de Da Vinci. «Las entradas estaban agotadas y conseguí acceder con un grupo de niños italianos con síndrome de down. Yo siempre he estado muy sensibilizado con estos niños y fue una experiencia muy bonita», cuenta Gálvez.

A partir de ahí, comenzó a compaginar su trabajo en televisión con la lectura de los escritos de Leonardo da Vinci. El presentador se formó su propia opinión sobre el artista del Renacimiento, que después contrastó con las de otros expertos. Y de ahí surgió la novela «Matar a Leonardo», el libro «Rezar por Miguel Ángel», con el que se dio a conocer como estudioso del Renacimiento y «Leonardo da Vinci: Cara a Cara». Para este último libro entrevistó al investigador José Lorente Acosta, quien le invitó, en 2017, a dar una charla en un congreso del Leonard DNA Project y así pasó a formar parte de este grupo, que se dedica a seguir el rastro de da Vinci por dos vías: a través de la exhumación de los restos óseos y mediante la búsqueda de material biológico en manuscritos originales de Leonardo.

«A mí nadie me nombró nada. No me han dado un título de experto en Leonardo que mi madre tenga colgado en la cocina. Simplemente me admitieron en este grupo», puntualiza. Y matiza: «Yo no soy experto internacional, soy apasionado mundial. De hecho, la figura de Leonardo es infinita y cuando nos juntamos nos damos cuenta de que cada vez sabemos menos sobre Leonardo». Lo que sí intentan es «democratizar la figura de Leonardo para que no se quede en ciertas esferas». Por eso, aunque Gálvez «ha estado triste esta semana», reconoce tener «la conciencia tranquila». Y extrae algo positivo: «Lo mejor de todo es que durante estos días se ha hablado de cultura, de arte y de Leonardo. Y se ha generado un debate sobre dónde tiene que estar la cultura».

A sus 38 años, Gálvez ha tenido muchas vidas. Dejó la carrera de Magisterio para estudiar Filología Inglesa y ahora estudia Historia del Arte. Ha escrito cinco libros, ha ejercido como periodista y también es coach, una tarea que desempeña a través de su productora 47 Ronin, que tiene más de un millón de euros en activos, según el Registro Mercantil. También ha emprendido algunos proyectos fallidos. En 2012 creó Tuotrogimnasio S.L., que cerró dos años después.

Durante tres días a la semana, desde hace once años, Gálvez se encierra en el plató de Telecinco para grabar «Pasapalabra». El resto de su tiempo libre lo dedica a estudiar el Renacimiento y la figura de Leonardo. « En ‘‘Pasapalabra’’ estoy genial, pero también soy un intruso porque no estudié Comunicación Audiovisual», exclama en tono jocoso. «Siempre le digo a Paolo [Vasile] que me encantaría firmar un contrato vitalicio», concluye.

La mujer de su vida

Empieza por «a», nombre de la mujer de Gálvez, a quien conoció en 2007 durante uno de sus programas: Almudena Cid. El presentador también le debe «Pasapalabra» el haber conocido a la gimnasta. Un flechazo en diferido que les llevó a darse el «sí, quiero» en 2010. Desde entonces viven en un chalet ubicado en la zona residencial de Boadilla del Monte, a las afueras de Madrid. Las muestras de amor entre ellos siempre han sido constantes desde que se conocieron: «Ella siempre ha sido un gran apoyo para mí y también lo ha sido durante estos días».