Chelsea Clinton
Chelsea Clinton - Gtres

Chelsea Clinton sale en defensa de Barron Trump

La hija del expresidente demócrata, quien sufrió en sus propias carnes la presión mediática, exigió desde su cuenta de Twitter que cesara el acoso al pequeño de los Trump

MadridActualizado:

A la agitada llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, entre multitudinarias manifestaciones de protesta y declaraciones incendiarias, se suma ahora la polémica por situar al joven Barron (10 años), el hijo pequeño del presidente, en el punto de mira de las redes sociales y los humoristas televisivos más despiadados. Protagonista de parodias, memes y comentarios hirientes de todo tipo, Barron Trump ha encontrado en Chelsea Clinton una defensora. Ayer, la hija del expresidente demócrata, quien sufrió en sus propias carnes la presión mediática, exigió desde su cuenta de Facebook que cesara el acoso. La ex primera hija hizo un llamamiento en defensa del pequeño de los Trump, el pasado domingo al haber sido objeto de innumerables burlas el día de la investidura de su padre a través de internet.

Chelsea se dirigió al pueblo estadounidense para frenar la ola de acoso que estaba sufriendo Barron, al mismo tiempo que criticaba duramente las políticas de su padre, afirmando que eran «perjudiciales para los niños». En el mensaje la hija del expresidente expresó su apoyo al más joven del clan Trump. «Barron Trump merece una oportunidad para ser un niño. En defensa de cada niño, esto también significa oponerse a las políticas que perjudican a los niños», explicó.

Barron, a voting majority shares your horror. #barronforpresident

Una foto publicada por Julie Bowen (@itsjuliebowen) el

Su mensaje provocó una respuesta inmediata por parte de los internautas en la que le acusaban de hipócrita al defender al hijo del presidente al mismo tiempo que denunciaba sus políticas de administración. «Personalmente considero que su mensaje es un poco enrevesado… no debe hacer una declaración sobre la infancia del hijo de Trump mientras se opone a la política de su padre. Las dos cosas no están relacionadas y deben estar separadas, en mi humilde opinión», escribía un usuario en la red social Twitter.

Sin embargo, no todos criticaron la actuación de Chelsea, muchos respaldaron su opinión. «Gracias por tener la misma clase que tu madre. Me encanta que esté abogando por todos los niños», escribía una usuaria de la red social de Facebook, y añadía «Sabemos que el público no siempre recuerda que los hijos de las figuras públicas son merecedores de privacidad», comentó. «¿Por qué la gente no puede simplemente dar las gracias a Chelsea por defender a Barron y a todos los niños de nuestro país, sin meter a su madre, su padre, Bernie, Trump u otras cosas no relacionadas con esta conversación?», escribía otra internauta en favor de la hija del matrimonio Clinton.

Una infancia difícil

Recordamos que Chelsea pasó sus años de adolescencia en la Casa Blanca mientras su padre, Bill Clinton, presidía el país entre 1993 y 2001. La joven, que se convirtió en primera hija con tan solo 12 años de edad, sufrió constantes críticas durante los años en los que se convirtió en el centro de atención mediático. «Afortunadamente he crecido entre la vida pública y tengo la piel dura, una habilidad de supervivencia», expresó Chelsea en respuesta de un insulto por parte de un periodista en el año 2012. «Creo que si tengo enemigos es porque estoy haciendo algo bien», concluyó la joven.

Muchas celebridades y miembros de los medios de comunicación han sido criticados por haber hecho declaraciones sobre el hijo pequeño de Donald Trump. El año pasado, la comediante Rosie O'Donnell fue atacada por compartir un vídeo de Youtube en el que insinuaba que Barron sufría autismo. En el vídeo la artista especulaba que el niño podría tener un trastorno debido a los movimientos erráticos que realizaba durante uno de los discursos de campaña de su padre. O'Donnell, cuya hija fue diagnosticada con un nivel alto de autismo, publicó en su página web el motivo por el que había hecho su insinuación y añadió que «no estaba destinado con ninguna mala intención. Yo no tengo nada en contra de los hijos de Trump».