Chabelita y Omar Montes - F. | Vídeo: Omar Montes reconoce que Isa y él han metido mucho la pata (EP)

Chabelita Pantoja: un embarazo, una boda y una ruina

La hija de Isabel Pantoja trata de sacar partido al rumor de una segunda maternidad

MadridActualizado:

Esta semana Chabelita Pantoja ha tenido en vilo a medio país con un posible embarazo de su intermitente novio Omar Montes. Ese joven que ha puesto el madrileño barrio de Pan Bendito en el mapa y cuyo aspecto de malote y peculiar personalidad han cautivado a muchos, aunque a la hija de la tonadillera la que más. Ella, que no espera a que la vida le depare exclusivas, sino que va orquestándola a golpe de estas, le ha venido bien el rumor del embarazo. Una noticia que había caído como un rayo en «Cantora», donde ya superaron su primera maternidad antes de la mayoría de edad. Esa que truncó su futuro académico pero le abrió las puertas de la «prensa rosa», que es a lo que se dedica profesionalmente.

Para cuidarle al niño ya esta su madre y el padre de la criatura, Alberto Isla, que, harto del mundo de los platós y los flashes, ha decidido reciclarse conduciendo una ambulancia. Omar Montes tampoco estaba por la labor de ser padre, y eso que también tiene un niño fruto de una relación anterior. Sorprende que ni siquiera haya puesto en duda la paternidad y eso que su noviazgo no ha sido fiel más de dos semanas. «No está embarazada», confirma una fuente cercana, a la vez que respira aliviada.

Lo que es preocupante es que Chabelita, con su edad y su fogosidad, no tome precauciones. Aunque ya sabemos que para ella cuantos más personajes, más rentable es su propio reality. Pero a estas alturas debería saber que lo de los hijos es algo serio y, en su caso, es «pan para hoy, hambre para mañana».

Y si no que se lo digan a Elena Tablada, madre de la hija de David Bisbal, que en un ataque de ira por la llegada de la venezolana Rosanna Zanetti, a la vida de su ex, decidió disparar con fuego, algo que hasta ahora no había hecho. Y dejó al descubierto que la relación con su ex no era tan idílica como nos la había pintado. Un victimismo que le ha revalorizado su próxima boda cubana, aunque se la pague el suegro. Afortunadamente parece que se ha firmado la paz entre los Bisbal-Tablada y que incluso le han hecho un regalo de bodas en forma de permiso para que Ella, la hija que comparte con el cantante, pueda viajar al país caribeño para asistir a los fastos de su próximo enlace con Javier Ungría, un joven abogado con pedigrí. Pero antes hizo estallar hasta la madre del cantante, que nunca había hablado y no creo que vuelva hacerlo. Ojalá sean felices y coman perdices, por el bien de todos.

Y el que no debe estar muy feliz sino más bien hundido es Amador Mohedano, el hermano de Rocío Jurado, al que no solo le subastan su finca «Los Naranjos» que heredó de ella, sino que ahora Hacienda también quiere quitarle el famoso ático de Chipiona que compartía con su ex, Rosa Benito. A ver ahora qué historia se inventa, porque por lo visto, ya no hay tregua para él y Hacienda somos todos. A pagar toca.