Cayetana de Alba baila tras contraer matrimonio con Adolfo Diez
Cayetana de Alba baila tras contraer matrimonio con Adolfo Diez - SERRANO BECERRA

Cayetana de Alba y Alfonso Díez: la duquesa que bailó descalza el día de su boda

El 5 de octubre de 2011, la entonces duquesa de Alba contrajo matrimonio por tercera vez. Su nieto mayor, Fernando Fitz-James, le dará el «sí, quiero» a su novia, Sofía Palazuelo, este sábado en el palacio de Liria

E.B
Actualizado:

Hay parejas que buscan durante meses la canción perfecta para inaugurar el baile el día de su boda, por no hablar de esos novios nerviosos que buscan a la desesperada un ser paciente que les enseñe a bailar los pies al ritmo de un vals el mismo día antes de casarse. No es ese el caso de Cayetana de Alba.

La duquesa inauguró su tercer matrimonio bailando sola. El 5 de octubre de 2011, tras darle el «sí, quiero» a Alfonso Díez, doña Cayetana salió del palacio de Las Dueñas para agradecer el cariño del público que se había congregado a las puertas. La novia iba radiante del brazo de su tercer marido vestida con un diseño exclusivo de Victorio & Luchino en gasa de seda de color rosa palo, ceñido a la cintura con un lazo de seda verde. Sobre la alfombra roja, no tuvo pudor para deshacerse de las manoletinas que calzaba y marcarse una rumba ante un público alegre y animado.

Con Carmen Tello, una de sus mejores amigas
Con Carmen Tello, una de sus mejores amigas - EFE

El primer baile como casada -en terceras nupcias- de Cayetana de Alba resumió bien cómo se había organizado aquella boda: con la mujer luchando contra sus hijos, sola, hasta conseguir su objetivo. Ni ellos ni sus amigas respaldaron la decisión de casarse con Alfonso Díez «hasta que se han dado cuenta del calibre de hombre que es», aseguró la duquesa en una entrevista previa a su boda.

Al final, Cayetana Fitz-James Stuart se salió con la suya. Eso sí, tras repartir su herencia entre sus seis hijos. Una operación ante notario que dejó dividido el grueso de su fortuna, valorada en casi 3.000 millones de euros.

Una boda íntima

«Que sea sincero». Esa era la condición que la duquesa exigía para ser feliz al lado de un hombre. Para un matrimonio exitoso, Cayetana de Alba necesitaba «compresión, ayuda, compenetración, amor y muchas otras cosas». Todo ello lo encontró en Alfonso Díez.

La boda se celebró en la capilla del palacio, donde apenas entraban los contrayentes, los padrinos y parte de los 35 invitados. Ni Jacobo ni Eugenia Martínez de Irujo asistieron al enlace (ella estaba ingresada con varicela). Tampoco estuvieron tres de los seis hermanos del novio. Sí asistieron rostros tan conocidos como Cayetano Rivera junto a Eva Gónzalez, Carmen Tello o Genoveva Casanova, ex nuera de la duquesa.

Una tienda de Triana vendió recuerdos de la boda
Una tienda de Triana vendió recuerdos de la boda - JUAN FLORES

Hasta su fallecimiento el 20 de noviembre de 2014, Cayetana de Alba disfrutó de un matrimonio por el que se enfrentó a sus propios hijos y que llegó a contar con sus propios souvenirs, como si de una boda real se tratase. Una fecha, el 51011, que fue uno de los décimos más demandados aquel año para la Lotería de Navidad. No salió premiado porque ya saben lo que dicen: afortunado en el amor...