Casilda Finat
Casilda Finat - ABC

Casilda Finat, la aristócrata que subasta solteros por una causa benéfica

La diseñadora de joyas recaudó 31.000 euros en una fiesta gracias a sus seguidoras y a trece amigos suyos

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Ni en las noches más movidas de Graf se ha formado la cola que la diseñadora de joyas Casilda Finat Martínez-Costa, XV vizcondesa de Rías, consiguió el miércoles en esta clásica discoteca del barrio de Salamanca. No se imaginaba que la fiesta para conocer a sus seguidoras (que son más de 120.000 en Instagram), tendría una acogida así. «Como a veces hablo en Instagram sobre relaciones y chicos porque me divierte, se me ocurrió montar una fiesta para ellas, aportando un aliciente para las solteras», aseguró a ABC. Este fue el germen de la subasta benéfica de solteros con la que Finat llenó el aforo de 500 personas del local y cuyos beneficios serán para la Fundación Aladina.

En las semanas previas a la fiesta, Finat publicó imágenes de los quince solteros, todos amigos y familiares suyos. Dos de ellos se subastaron de forma on-line -por 800 y 500 euros- y, hasta dos horas antes de que comenzara la fiesta, los otros trece chicos estaban replanteándose si participar en la alocada propuesta de Finat. Después de varias cervezas y unas copas de vino, el ambiente estaba lo suficiente caldeado como para que los chicos perdieran los nervios y la vergüenza y se subieran al escenario, mientras en la pista el número de chicas dispuestas a reirse y divertirse era abrumador. Finat presentó al primer chico, el guapo Fabio, que a muchas ya les sonaba porque concursó en la sexta edición de Masterchef. Tras dar sus medidas, Finat dijo que le gustaban «las mujeres con las cosas claras». Comenzó a sonar «You Can Leave Your Hat On» al tiempo que las chicas alzaban sus paletas. La puja se cerró en 500 euros y la ganó una joven llamada Consuelo.

Amigas y seguidoras de Casalida Finat levantando sus paletas para pujar por sus amigos solteros.
Amigas y seguidoras de Casalida Finat levantando sus paletas para pujar por sus amigos solteros. - Elena Buenavista/BUENAVISTA&CO

Ella y Fabio cenarán con el resto de solteros y las chicas que más pujaron por cada uno. «La subasta era la excusa para que la gente diera dinero. Ahora organizaré una cena conjunta. Si luego hay alguna pareja que conecta, ya quedarán ellos», apostilló Finat, quien también compartió esa tarde con su hermana y socia, Ana Finat, y con amigos como Luis Mártinez de Irujo, Andrea Carolina Herrera, Hugo Machado (hermano del fotógrafo Gonzalo Machado), Clea Fitz-James y Laura Corsini. Faltó su íntima Tamara Falcó, quien además volvió a la soltería hace poco. «Está volcadísima en Masterchef, no hace otra cosa que cocinar. Parece que está haciendo el master de su vida, no se le ve el pelo», explicó Finat. Tampoco asistió Victoria de Marichalar, quien siempre lleva sus joyas. La relación entre ellas se remonta al abuelo de Finat, el marqués de Terranova, que fue gentilhombre de Alfonso XIII. Desde entonces sus familias han mantenido esa amistad.

Paco Arango, el presidente de la Fundación Aladina, estaba fascinado con la subasta. «Esta fiesta a nosotros nos ha caído del cielo», aseguró. «Los niños con cáncer son seres muy especiales», dijo. Esta semana, la fundación recibió una noticia «muy dolorosa», por lo que esta fiesta les ha dado «fuerzas para seguir adelante».

La luz de los focos se clavó en el actor Carlos Camino, quien forma parte del elenco de «Donde mueren las palabras», la obra que se representa en el Teatro Lara. Cuando la puja se paró en 300 euros, varias de sus amigas comenzaron a gritar «¡fuera la camiseta!». Camino se la quitó mientras sonaba «Sexy and I Know It». A los solteros no les costó nada darlo todo por la causa: recitaron poesías, bailaron, ofrecieron cenas en Madrid y Sevilla, hicieron imitaciones e, incluso, uno se arrodilló ante la chica que más aportó por él. Por el último soltero la puja se cerró en 1.500 euros.

Alguna de las ganadoras eran compañeras de trabajo de un soltero, que hicieron un fondo común. Otras, amigas de toda la vida que no consintieron que su soltero solo llegase a 200 euros. Entre las pujas, la entrada de 15 euros a la discoteca y las papeletas a 10 de una rifa de 150 regalos, en la fiesta se recaudaron 31.000 euros. La aportación final se sabrá el lunes, cuando se cierre la fila cero y el dinero llegue a la Fundación Aladina. «Todo esto lo hacemos por los niños», concluyó Camino.