Carmen Thyssen, el martes, en la entrega de las Medallas de Oro Mayte Spínola 2017
Carmen Thyssen, el martes, en la entrega de las Medallas de Oro Mayte Spínola 2017 - ROSA GALLERO

Carmen Thyssen: «El arte no se debe mezclar con la política»

La baronesa asistió el pasado martes a la entrega de las Medallas de Oro Mayte Spínola

MADRIDActualizado:

«Esta noche las profesiones no cuentan porque hoy todos somos artistas. Estáis en vuestra casa». Con estas palabras, la pintora y mecenas de arte Mayte Spínola, recibía a un grupo de invitados en «El Romeral», su finca de Pozuelo de Alarcón, el pasado martes. Hasta allí se desplazaron rostros conocidos del mundo del arte y la cultura para la entrega de las Medallas de Oro Mayte Spínola 2017, que concede el Grupo pro Arte y Cultura, que cuenta con Ana de Orleans como directora y presidenta de honor.

Mayte Spínola y la Infanta Elena
Mayte Spínola y la Infanta Elena - ROSA GALLEGO

Si el año pasado fueron Alicia y Esther Koplowitz las invitadas de excepción, este año los premios contaron con la presencia de la Infanta Elena, que acudió con su amiga Rita Allendesalazar. La hermana de Don Felipe entregó el primer premio de la noche a la Fundación Alalá, entre sus miembros se encuentra Miguel Báez «El Litri», sobrino de Mayte Spínola, quien recogió el premio. Las otras distinciones fueron para la historiadora y tutora de Don Felipe, Carmen Iglesias, el príncipe Pièrre d´Arenberg, Sir Mark Fehrs Haukohl (presidente de The Vero Group), la escritora Carmen Posadas, el artista Santiago de Santiago, la pintora Nati Cañada, el catedrático Bernardo Cremades y los doctores Valentín Fuster, José Baselga y Luis Fernández-Vega Sanz.

Margarita de Bulgaria, Pilar Carvajal, Beltrán Gómez-Acebo, Ana Botella, la coleccionista Solita Cohen y el presidente de honor de Vocento, Santiago de Ybarra y su esposa, Mercedes Baptista, también asistieron a este encuentro, que amenizaron la soprano Virginia Wagner, José Ynglada, de Arahy Catering, chef del restaurante Arahy, y la decoradora de eventos Marta O’Connor.

Carmen Thyssen fue otra de las invitadas estrella a estos premios, que se celebran todos los años coincidiendo con el cierre de ARCO. «Disfruto del arte con las cosas bellas», dijo la baronesa sobre la polémica obra de Santiago Sierra. Y añadió: «El arte es arte, y no se debe mezclar con la política». Thyssen se mudó hace tres años a Andorra, país del que es residente desde 1992. Allí abrió el año pasado un museo con su nombre. «Acaba de salir entre los diez museos que hay que visitar en 2018 y me siento muy feliz», contó. Afirmó la baronesa que «no hay que preocuparse por la colección del Thyssen de Madrid», ella se muestra optimista y cree «va a salir todo bien». Además, cuenta con el apoyo de su hijo Borja, que seguirá en un futuro con el legado familiar. «Creció en Villa Favorita: se ha criado en un museo vivo, como era Lugano». A sus hijas, Sabina y Carmen, también les ha transmitido su pasión por el arte: «Una escribe cuentos y dibuja lo que está narrando. La otra pinta bastante bien».