Carmen Borrego
Carmen Borrego - Gtres

Carmen Borrego, tras su operación de papada: «Me he quitado el sufrimiento de la cara»

Durante la entrevista confesó que sufrió una depresión después de la operación

MadridActualizado:

En la última entrega de «Las Campos», Carmen Borrego enseñaab el resultado de su lipoescultura y liposucción de cuello y barbilla para reducir su papada. A pesar de que en su día la hija de María Teresa Campos asegurase que tenía miedo a pasar por quirófano, finalmente se sometió a la intervención quirúrgica pues lo prefirió a tener que usar fajas faciales. Aunque, a pesar de ello debió emplear este tipo de prendas durante unos días para su recuperación.

Dos semanas después de su intervención de cirugía estética -un lifting de cuello y un retoque de cejas y párpados- la hija menor de María Teresa mostró su metaformosis en «Las Campos: cambio radical». Pero lo que no esperábamos es que el protagonismo se lo robaría durante gran parte del programa su hermana Terelu, quien también descubrió su nueva apariencia tras un cambio de imagen radical.

Esta semana Carmen Borrego ha concedido su primera entrevista a la revista «Lecturas» en la que se ha abierto en un amplio reportaje explicando cómo le ha cambiado la vida después de la operación: «Me he quitado el sufrimiento de la cara», ha asegurado. «Es como si hubiera retrocedido veinte años no solo en la cara sino también en el alma». Durante la entrevista confesó que sufrió una depresión después de la operación: «He estado completamente hundida, muy mal, hasta que he empezado a salir», asegura que desde la intervención está muy nerviosa: «Tengo mucha ansiedad, intento relajarme y no lo consigo. Duermo muy mal, tengo unas pesadillas horribles. Psicológicamente no estoy bien». Anuncia que no tiene intención de volver a pasar por el quirófano: «Ahora no me volvería a operar. Dentro de dos meses no lo sé», asegura.

Durante la entrevista ha explicado en qué consistía su operación: «Es muy agresiva. Tengo una barbaridad de puntos, han cosido por detrás de las orejas y el cuello», y entre risas cree que ha perdido mucha piel: «no lo sé exactamente pero unos cuantos kilos seguro».