Carlo Borromeo y su esposa Marta Ferri
Carlo Borromeo y su esposa Marta Ferri - ABC

Carlo Borromeo, el nuevo «it boy» italiano

El «New York Times» alaba la elegancia y el saber estar del miembro más discreto de la familia

CORRESPONSAL EN ROMAActualizado:

Con su bunga bunga y bacanales, los años en el poder de Silvio Berlusconi fueron oscuros y difíciles para la moda masculina. Se impuso la vulgaridad y no contó la elegancia y ciertos valores culturales tradicionales italianos. El populismo berlusconiano parecía estar reñido con el gusto por la estética, las artes, el diseño industrial y la moda que habían caracterizado a Italia durante buena parte del siglo XX.

Ahora hay un retorno a la elegancia y como símbolo de este renacimiento el «New York Times» destaca a Carlo Borromeo, diseñador industrial, descendiente de una de las familias más históricas e importantes italianas, que cuenta además con un santo que fue arzobispo de Milán, San Carlos Borromeo.

Seguramente Carlo es la persona más discreta de esta familia que ha sido protagonista en los últimos 30 años en los medios de comunicación, con una impresionante secuencia de bodas de fábula, en particular las hermanas Borromeo: Lavinia, Isabella, Matilde y Beatrice. Aún colea el matrimonio de la exmodelo y periodista Beatrice con Pierre Casiragahi, celebrado en julio. Más discreta, acorde con su estilo, pero también singular y en una atmósfera especial fue la boda de Carlo Borromeo con la también diseñadora, Marta Ferri, hija del célebre fotógrafo Fabrizio Ferri, celebrada hace tres años en la fabulosa finca de los Ferri en Pantelería, la más grande de las islas satélites de Sicilia.

Hoy Carlos Borromeo y Marta Ferri forman una pareja discreta de éxito como diseñadores –ella tiene una importante clientela para sus vestidos de alta costura–. Carlo es hijo de Carlo Borromeo, conde de Arona, nacido en 1935, quien ha alternado contemporáneamente dos matrimonios al unirse a dos mujeres de origen plebeyo teniendo hijos con las dos de manera intercalada. En efecto, el conde de Arona llevó al altar a la modelo alemana Marion Sybille Gabriele Zota, con la que tuvo sus dos primeras hijas, Isabella (1975) y Lavinia (1977). Después, a comienzos de los ochenta, Carlo Borromeo se enamoró de Paola Marzotto, periodista, hija de un industrial aristócrata y de una influyente dama de la alta sociedad italiana, Marta Marzotto. En 1983 Paola dio a luz a Carlo. Cinco meses después, de su primera esposa Marion nacía Matilde. Y tras dos años, en 1985, venía al mundo Beatrice, hija de Paola, con la que el conde de Arona no llegó a casarse. En total, fruto de saltar entre dos amores, el conde de Arona tuvo un hijo y cuatro hijas. Carlo es, por tanto, el único que comparte padre y madre con Beatrice.

Formación

Estudió diseño industrial en San Francisco, pasó unos años trabajando en Nueva York, Turín y finalmente se instaló en Milan, donde ha fundado una sociedad de diseño industrial con el nombre Borromeo & De Silva, que tiene como socio a Fabio De Silva, formado en Design Studio & Barcelona. La firma asegura que se ocupa principalmente del diseño del producto y del automóvil, del desarrollo de la comunicación gráfica y de la producción: a partir de los completos procesos de investigación.

Carlo Borromeo se crió en el Lago Maggiore, donde la dinastía tiene un archipiélago al que da el propio nombre: Islas Borromeas. Y, como no podía ser de otra forma, el estudio Borromeo & Silva se ocupa cuidar la imagen de las islas. Carlo Borromeo acaba de ser uno de los personajes destacados de Pitti Uomo, en Florencia, que es la plataforma más importante a nivel internacional para las colecciones de moda y accesorios para hombre: Han acudido 1.219 marcas, de ellas 536 extranjeras, de la industria de la moda masculina, que presentaron las colecciones de invierno 2016-2017. Carlo Borromeo sentenció que hay un retorno a la elegancia y a los valores tradicionales de la sastrería.