José Ortega Cano y José Fernando
José Ortega Cano y José Fernando - GTRES

El calvario de José Ortega Cano

El hijo del diestro fue detenido el pasado sábado tras agredir a unos policías

MADRIDActualizado:

Un nuevo varapalo para la familia Ortega Cano. José Fernando (23 años) fue detenido de nuevo el pasado sábado de madrugada por agredir a unos agentes de Policía, por lo que esta misma mañana ha tenido que ir a los juzgados de Alcobendas para declarar sobre el incidente con las autoridades.

Con semblante serio, el joven acudió acompañado de su padre, quien al terminar la sesión habló con la prensa que se encontraba allí congregada. José Ortega Cano (63 años) está desolado por todo lo que está sucediendo con su hijo y por los problemas con la justicia que acumula. «Estoy muy afectado. No se puede con esto día a día. Mi corazón está agotado y no lo puede aguantar», dice a la salida del juzgado, pasadas las tres de la tarde.

El diestro tampoco está en su mejor momento. Hace tan solo un mes tuvo que ser intervenido por sus problemas del corazón en el Hospital Montepríncipe de Madrid, debido a «una lesión coronaria crítica con potencial de riesgo para su vida». Lo cierto es que estos disgustos no ayudan a su recuperación.

El resto de su familia también está muy preocupada y no sabe ya qué hacer con José Fernando. Lleva, desde que sucedió este nuevo incidente, custodiado y arropado por sus más allegados, que no le han dejado en ningún momento. Y es que no es la primera vez que se mete en problemas. Este solo es un triste episodio más en su expediente carcelario, que se suma a la condena de un año y nueve meses en 2014 por el robo violento de un coche tras un incidente en un club de alterne de Sevilla.

Detención por la fuerza

El hijo de la fallecida tonadillera Rocío Jurado y José Ortega Cano se encontraba de fiesta el pasado sábado de madrugada en casa de unos amigos, en Arcos de la Frontera. Unos vecinos, alertardos por los ruídos, decidieron avisar a la Policía, que acudió a los pocos minutos.

Los problemas comenzaron cuando José Fernando se negó a salir del domicilio y empezó a increpar a las autoridades, según cuenta una fuente en «Sálmvame Deluxe». Tras una acalorada discusión, al parecer, José Fernado agredió a dos policías que se encuentran de baja. Tuvieron que ir varias patrullas para conseguir meter a José Fernando en el coche policial.

Por la mañana fue puesto en libertad, a la espera del juicio que ha comenzado este lunes y que finalizará el próximo miércoles, que será el día en el que el juez tome una decisión, después de estudiar la evaluación psiquiátrica que ha solicitado de José Fernando, con el fin de determinar su estado mental y decidir su imputabilidad. Según han informado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), el instructor del caso tomará la decisión mañana tras el estudio de la valoración médica y será, en ese momento, cuando decida qué hacer con el joven.