Carlos Monzón
Carlos Monzón - EFE

La caída a los infiernos de Carlos Monzón, último producto Disney

Los triunfos y excesos del célebre boxeador argentino será contados en una teleserie

MADRIDActualizado:

El 14 de febrero de 1988, Alicia Muñiz, casada en segundas nupcias con el boxeador argentino Carlos Monzón (1942-1995), fallecía a consecuencia de las heridas sufridas tras caer del balcón de su casa en Mar del Plata. El púgil, que la había golpeado y arrojado al vacío durante una borrachera, fue hallado culpable por homicidio simple y condenado a once años de cárcel.

La condena de Monzón, campeón del mundo de los pesos medios en los 70, conmocionó a Argentina. En la prisión donde estaba encerrado, Monzón recibió la visita de amantes, admiradores, colegas... Algunos para apoyarle, muchos para mostrarle su desprecio. La sentencia le condenaba a permanecer entre rejas hasta 1999, pero cuatro años antes pasó a mejor vida: el 8 de enero de 1995, durante un permiso carcelario, murió en accidente de tráfico en una carretera de Santa Fe.

Una vida de excesos

Estos son algunos de los mimbres sobre los que se asienta uno de los últimos y más atípicos proyectos de la factoría Disney: una teleserie sobre la intensa y desenfrenada vida de uno de los grandes ídolos deportivos argentinos. La producción -que verá la luz el próximo año- está en manos de Disney Media Distribution Latin America y Pampa Films, y además de Buenos Aires, Mónaco, Roma y París serán escenarios de las andanzas del célebre púgil, también conocido como «Escopeta» o «Gaucho de Hierro». «Para poder llevar a cabo este proyecto, contamos con la autorización de los cinco hijos de Monzón», dice a ABC el productor Pablo Bossi, quien reconoce el desafío de Disney.

Monzón fue un ídolo con los pies de barro, como tantos. Pero el nombre de este as del ring no solo aparecía en las crónicas deportivas o de sucesos. Cuando estaba en la cima de su popularidad, acaparaba portadas de la prensa del corazón por su idilio con la famosa actriz -devenida en presentadora- Susana Giménez (73 años), con quien compartió cuatro años de una relación tan pasional como tormentosa, que comenzó cuando ambos se conocieron en 1974 durante el rodaje de «La Mary».

Sin embargo, «el gran amor de su vida no fue Susana, sino el boxeo», asegura a ABC el periodista Gonzalo Rodríguez, quien describe a Monzón como «un hombre que surgió de la miseria y se hizo boxeador a base de la rabia».

La razón del interés de Disney en una figura tan controvertida es que «tiene todas las características para ser un personaje de leyenda: nació en la pobreza absoluta, brilló en Europa, conoció al entonces Príncipe Rainiero de Mónaco, fue acusado de matar a su mujer y, además, tuvo un final trágico», explica el periodista argentino Carlos Irusta, que acaba de publicar «Monzón, la biografía definitiva». En este libro se detalla su amistad con Alain Delon. «Ambos se conocieron cuando el actor francés organizó una pelea en París entre Monzón y José Ángel ‘‘Mantequilla’’ Nápoles. Ese combate pasaría luego a la historia a través del cuento de Julio Cortázar, ‘‘La noche de mantequilla”».

Delon fue uno de los que se puso de parte de Monzón tras ser sentenciado. «Cuando salió de los tribunales de Mar del Plata, unos le gritaban ‘‘¡asesino!’’, mientras que otros le alentaban con un enérgico ‘‘¡dale, campeón!”», relata Irusta. Según el periodista Jaime Ugarte, «en Argentina se le veía como un dios, como Diego Maradona y Juan Manuel Fangio». La mitomanía todo lo perdona