London (8,5 millones de euros)
London (8,5 millones de euros) - ABC

Los caballos más valiosos del mundo

Tres de los cuatro equinos de salto más caros de la historia compiten desde ayer en la edición número 108 del Concurso de Saltos Internacional de Madrid, que se celebra en el Club de Campo de la capital

MadridActualizado:

Tres de los cuatro equinos de salto más caros de la historia compiten desde ayer en la edición número 108 del Concurso de Saltos Internacional de Madrid, que se celebra en el Club de Campo de la capital.

1234
  1. PALLOUBET D’HALONG (12,5 millones de euros)

    PALLOUBET D’HALONG
    PALLOUBET D’HALONG - ABC

    Nunca un caballo de la modalidad de salto había sido vendido por el desorbitado precio que se pagó por Palloubet D’Halong, hijo del extraordinario Baloubet du Rouet, ganador del oro individual en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 con el maestro Rodrigo Pessoa. Nada menos que 12,5 millones de euros desembolsó en 2013 el atleta olímpico y seleccionador qatarí Jan Tops, fundador del «Longines Global Champions Tour» - el concurso de salto más importante- por el silla francés castaño.

    El matrimonio Tops y Bassem
    El matrimonio Tops y Bassem - ABC

    Fue su mujer, la amazona australiana Edwina Alexander Tops, la encargada de poner a punto la montura. Aunque poco le duró. Unos meses más tarde era el qatarí Ali Al-Rumaihi quien era visto en los circuitos hípicos a lomos de Palloubet D’Halong, y posterioremente acabó en manos de su compatriota Bassem Hassan Mohammed, con quien lleva desde entonces. Se comenta que la propia federación del país de Oriente Medio lo compró por una cifra superior a la de su entrenador pero, como todo lo que rodea a la hípica, se hizo con el más absoluto secretismo.

    Pese a la enorme cifra que se pagó por él y sus excelentes orígenes, Halong no ha cosechado los resultados que se esperaban. La mejor clasificación del binomio fue una medalla de plata en el «Longines Global Champions Tour» de Miami, en 2015. Tras un tiempo alejado de las pistas, regresó el pasado año a los circuitos hípicos sin pena ni gloria. Aún así, Bassem no pierde la esperanza e intentará luchar en los Juegos Olímpicos de Tokio. Este fin de semana se le echará de menos en Madrid.

  2. MHS GOING GLOBAL (11 millones de euros)

    MHS GOING GLOBAL
    MHS GOING GLOBAL - ABC

    Dedicarse a la compraventa de caballos no es una tarea fácil. En muchas ocasiones el dinero no lo es todo, pues entra también en juego el lado sentimental. Los caballos acaban formando parte de la vida de uno y se convierten en un miembro más de la familia. Es la historia de MHS Going Global, un cuento de hadas que terminó con un sabor agridulce.

    Las cuadras de Lee Kruger y Greg Broderick tuvieron la suerte de encontrarse en el camino con este singular équido. Lo que no esperaban cuando se lo compraron con tan solo 5 años a la fallecida Ita Brennan, conocida criadora de caballos de Irlanda, era que MHS Going Global se convertiría en la estrella de Irlanda.

    Greg Broderick, Ita Brennan y Athina Onassis
    Greg Broderick, Ita Brennan y Athina Onassis - ABC

    Tras su participación en los Juegos Olímpicos de Río 2016 les llovieron las ofertas. No pudieron negarse. «Era parte de la familia y mi mejor amigo. Lo echaré mucho de menos, pero fue una decisión lógica. Estaba en el apogeo de su carrera e hicimos lo correcto», explicaba el jinete Broderick con pesar tras la venta del equino en noviembre de 2016. Tenían que dejar de lado el sentimentalismo y pensar en el dinero que les iba a reportar la venta para su cuadra.

    Aquel año, Irlanda perdió a una de sus estrellas, pero Athina Onassis, la nieta del magnate y armador de origen griego Aristóteles Onassis, que este fin de semana recala en Madrid, ganó un compañero de pistas excepcional, aunque por un alto coste: 11 millones de euros que, por aquel entonces, le valieron el título del caballo más caro de la historia de Irlanda.

  3. Carlo 273 (de 10 a 12 millones de euros)

    Carlo
    Carlo - ABC

    Pocos caballos han copado tantos titulares en la prensa, tanto deportiva como del corazón, y acaparado más flases en las pistas como este tordo castrado, hijo del conocido Contender. Pero precisamente no son sus excelentes orígenes los que le han hecho darse a conocer, sino los nombres que figuran como propietarios: Amancio Ortega y su hija Marta. Una lesión de uno de los caballos del que por aquel entonces era su yerno, Sergio Álvarez Moya (33 años), propició que el empresario textil decidiese ceder a Carlo 273 a la cuadra del jinete astuariano. Un «regalo» nada barato que adquirió con anterioridad por entre 10 y 12 millones de euros al británico Nick Skelton, uno de los jinetes británicos más laureados de los últimos tiempos. La compra más cara de la historia de España.

    Amancio y Marta Ortega, en Casas Novas, el club del empresario
    Amancio y Marta Ortega, en Casas Novas, el club del empresario - Miguel Muñiz

    No tardó en convertirse en una auténtica bendición para la cuadra del asturiano. Carlo 273 ha supuesto un antes y un después en la carrera deportiva de Sergio Álvarez Moya. Con él ha conseguido cosechar sus mayores éxitos y posicionarse como mejor jinete español e, incluso, entrar en el top ten del ránking mundial FEI (Federación Ecuestre Internacional). Le ha valido también una posición dentro del equipo español de los Juegos Olímpicos de Río 2016, en el que finalmente no tuvieron mucha suerte pese a la buena actuación que tuvieron. «Resultó ser una joya. Siempre estaré agradecido por esa ayuda», confesaba Álvarez Moya a ABC en una entrevista hace unos meses sobre el gesto que tuvo Amancio Ortega con él. Pese al divorcio, sigue manteniendo una estrecha relación con la familia, sobre todo con Marta, con quien le une el hijo que tienen en común, Amancio Jr.

  4. London (8,5 millones de euros)

    London
    London - ABC

    Una historia rocambolesca envuelve la compra de este équido alazán de pedrigrí, de sobra conocido en el mundo hípico, que ya tiene a sus lomos un vasto palmarés con el jinete holandés Gerco Schröder -una plata individual y otra por equipos en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, entre otras muchas hazañas-. Fue un capricho millonario de la segunda mujer del magnate austríaco de las armas Gaston Glock (88 años), creador de una de las pistolas más conocidas del globo terráqueo.

    El magnate de las armas Gaston Glock y su segunda mujer, Kathrin
    El magnate de las armas Gaston Glock y su segunda mujer, Kathrin - ABC

    Tras un divorcio complicado con su primera esposa, Helga, en 2011, con la que estuvo batallando en los juzgados más de seis años acusado por su ex de desviar fondos de la empresa, el legendario fabricante de armas se casó con la enfermera que le cuidó después de sufrir su primer derrame cerebral, Kathrin, 51 años más joven que él. Su pasión por el mundo equino llevó a Glock a gastarse una millonada en London. Con tan solo 12 años, en plena madurez, el magnífico ejemplar pasó a ser un bien embargado por la Hacienda holandesa después de que la cuadra en la que se encontraba quebrase en 2014. Su futuro dependía de una subasta pública que comenzó en cuatro millones y en la que Glock terminó pagando la desorbitada cantidad de 8,5 millones de euros, un desembolso que, por aquel entonces, batió todos los récords.

    Curiosamente, el empresario lo devolvió de nuevo a las pistas de los Países Bajos al cedérselo al jinete del mismo país. Todo un acierto. Ahora, después de un tiempo alejado de los concursos por una lesión, London acude a la Casa de Campo para seguir cosechando éxitos bajo la bandera de los Países Bajos.