Boda sorpresa de Norma Duval y José Frade en el juzgado de Molina de Aragón

BEATRIZ CORTÁZAR/
Actualizado:

Con la boda sorpresa de la supervedette Norma Duval y el empresario José Frade nos desayunamos ayer en Telecinco. Según anunció Carolina Ferré la pareja se había casado en la más absoluta intimidad ayer por la mañana en el juzgado de Molina de Aragón (Guadalajara). Desde que saltó la noticia todo fue un hervidero de rumores. En el domicilio de Norma Duval nadie sabía nada. Su asistente personal juraba que no tenía ni idea. El servicio, que la señora había salido de compras y los niños estaban en clase.

Otro ajetreo fue el que se vivió en el hogar de la ex mujer de Frade, Adriana Rothlander, quien también se desayunó con el «bombazo». Sé de buena tinta que Adriana se puso en contacto con sus hijos para saber si era cierto y que éstos no tenían remota idea. Luego, a través de una amiga periodista, confirmó el enlace por el juzgado.

El romance de Frade y Duval ha estado marcado por la polémica en la prensa del corazón. La pareja se conocía de hace más de treinta años y cuentan que por entonces ya tuvieron su primer encuentro. Pero los titulares de prensa soltaron chispas cuando Norma se separó de Marc Ostarcevic tras veinte años en común y tres hijos. Luego confirmó su relación con Frade, su embarazo, su aborto, su ruptura, su vuelta con Frade, su nueva crisis... Hasta que desde hace unos meses Duval «desapareció» de la prensa y se sabía que había vuelto -si es que alguna vez lo dejó-con el empresario.

Según me cuentan, el propio Frade ya les había avisado a sus hijos hace dos meses de esta boda que llega cuando el ex matrimonio mantiene una batalla legal ante la justicia por el reparto de los bienes gananciales. Todavía tienen cuentas pendientes.