EFE

La boda con la que Eugenia de York puede eclipsar a Harry y Meghan

Los fastos se prolongarán durante dos días y tendrán lugar en el Royal Lodge, que se llenará de atracciones de feria para 850 invitados

MADRIDActualizado:

En el Castillo de Windsor, con Jorge y Carlota de Cambridge como pajes reales, con rostros conocidos como George y Amal Clooney entre los invitados... ¿La boda de Meghan Markle y el Príncipe Harry? No, se trata de la de su prima Eugenia de York y el financiero Jack Brooksbank. Son muchos los detalles que el enlace matrimonial de la segunda hija del Príncipe Andrés y de Sarah Ferguson tendrá en común con el de los Duques de Sussex. La nieta de Isabel II, quien ocupa el puesto número nueve en la línea de sucesión al Trono, lo sabe y quiere evitar las comparaciones, algo difícil si se tiene en cuenta que la prensa inglesa considera el enlace de Harry y Meghan como «la boda de la década». Por eso, ha contratado al wedding planner que organizó el casamiento de David y Victoria Beckham: Peregrine Armstrong-Jones, hermanastro de Tony Armstrong-Jones, el que fuera marido de la difunta Princesa Margarita y cuñado de Isabel II.

La ceremonia tendrá lugar el próximo 12 de octubre en la capilla de San Jorge del Castillo de Windsor y, aunque la intención de la princesa Eugenia no es eclipsar la boda de su primo, lo cierto es que este enlace parece que será mucho más pomposo que el de Harry y Meghan de Sussex: será uno de las más grandes que se celebren en Windsor.

Los novios han invitado a 850 personas, 250 más de las que convocó el hijo pequeño de Carlos de Inglaterra y Diana de Gales, según apuntó ayer la edición británica de «Vanity Fair». «La pareja espera que no todos los que han sido invitados asistan al enlace, porque habrá un problema de espacio y es posible que tengamos algunas personas de pie», comentó una fuente que trabaja en la capilla de San Jorge. Entre los elegidos, se espera que acudan Robbie Williams y su esposa Ayda Field -se rumorea que su hija Theodora Rose es una de las damas de honor-, David y Victoria Beckham, Ellie Goulding -quien cantará durante el oficio- y Sir Elton John, sin el cual no se completa ninguna boda real británica. Además, 1.200 ciudadanos anónimos podrán entrar a las inmediaciones del castillo para recibir y despedir a los novios, que saldrán de la capilla en un carruaje descapotable para asistir a la recepción ofrecida tras la ceremonia por la Reina Isabel II. El despliegue de seguridad para el paseíllo de la comitiva costará más de dos millones de euros, que pagarán los contribuyentes.

Procesión de carruajes

La celebración posterior, cuyos gastos -120.000 euros- afrontarán los padres de Eugenia, tendrán lugar en la residencia Royal Lodge, con una cena el mismo día de la boda y una fiesta que transcurrirá a lo largo de la siguiente jornada. Será una especie de festival, donde no faltarán atracciones de feria como coches de choque, juegos tradicionales, puestos de comida y una gran carta de cócteles. «El Príncipe Andrés y Sarah han estado muy implicados en la planificación del enlace y ambos quieren que sea una boda real a gran escala», dijo a «Vanity Fair» una fuente cercana a los York. Y añadió: «Estaban muy interesados en que Eugenia y Jack tuvieran una procesión de carruajes. La pobre Eugenia está nerviosa. No sabe si la gente irá a verles cuando vayan en el carruaje y le preocupa el tiempo que pueda hacer ese día».