Belén Esteban junto a su marido, Miguel Marcos
Belén Esteban junto a su marido, Miguel Marcos - Gtres

Boda Belén Esteban: un nuevo frente amenaza la exclusiva de las fotos

Los novios hicieron todo lo posible por mantener la privacidad del evento, sin embargo, alguien podría estropear sus planes con la revista «¡Hola!»

MadridActualizado:

Belén Esteban ha conseguido cumplir uno de sus sueños. Este sábado la televisiva contrajo matrimonio con Miguel Marcos, a quien ella cataloga como el gran amor de su vida. La pareja se conoció cuando la ex de Jesulín de Ubrique tuvo una bajada de azúcar y su ya marido, que en esos momentos conducía la ambulancia que fue a recogerla, la trasladó al hospital.

Los novios se encargaron de mantener al máximo la privacidad del enlace. Además, para salvaguardar la exclusiva que tienen pactada con «¡HOLA!», prohibieron el uso de los teléfonos móviles durante el evento. El vestido de la novia sigue siendo todo un misterio, por ahora solo se conoce que es de color blanco, por lo que parece que habrá que esperar a ver las fotos de la revista para poder ver los estilismos escogidos por la colaboradora de televisión. Pero quizás se puedan conocer los detalles antes lo previsto, arruinando los planes de «la princesa del pueblo».

A pesar de que la televisiva hizo todo lo posible para que no se hiciese público ningún aspecto de la celebración, podría haber alguien capaz de arruinar la exclusiva. El presentador Jordi González durante una conexión en directo para «Sábado Deluxe», confesó que había visto a un camarero con un dispositivo móvil. Fueron muchos en el plató los que se sorprendieron con esa noticia, pues no entendían cómo podían haber accedido al recinto con un teléfono si previamente se los habían requisado a todos los trabajadores e invitados. Jordi aseguró que incluso el camarero le pidió hacerse una foto con él.

Los empleados tuvieron que firmar un contrato en el que se establecía que no podían portar sus móviles mientras se encontrasen en la finca. Sin embargo, alguno de ellos «se la podría haber jugado» a los novios. En caso de fuese cierta la noticia, esas fotografías podrían hacer perder mucho dinero a Belén, pues si se viese una sola imagen de la novia estropearía el acuerdo que tiene con la revista.