La boca perfecta no está en Venecia

La boca perfecta no está en Venecia

Actualizado:

I. G. VARA / L. M. GÓMEZ

MADRID. Salta a la vista. La naturaleza premió a Keira Knightley con una particular belleza, frágil y clásica. Sin retoques. Sin quirófanos. La joven actriz británica recibe constantemente elogios, y aparece en las listas de las más guapas y mejor vestidas. Y ahora encabeza un nuevo ránking. La protagonista de películas como «Piratas del Caribe» o «Expiación» posee los labios más bellos del firmamento hollywoodiense.

Ni Scarlett Johansson, ni Angelina Jolie. La boca perfecta pertenece a Keira. Según un estudio realizado por un fabricante de protecores labiales, la actriz, de 23 años, luce unos labios que responden a los cánones ideales de belleza. Y es que lo importante es la genética, y no el colágeno y sus pinchazos, que en ocasiones han originado más de un destrozo facial. A pesar de los constantes halagos, parece que Keira no termina de estar a gusto con su físico. En numerosas ocasiones la actriz ha declarado que no se considera sexy, ni tampoco un icono de moda (y eso que protagoniza la campaña publicitaria del mítico perfume «Coco Mademoiselle», de Chanel).

Plata para Angelina Jolie

La exuberante esposa de Brad Pitt ha tenido que conformarse con la medalla de plata. A pesar de tener una de las bocas más sensuales del cine, Angelina se ha visto desplazada por la perfilada y sencilla sonrisa de la británica. Aún así, seguro que a muchos no les importaría recibir un beso de la actriz americana. Este particular pódium lo completa la cantante australiana Kylie Minogue, que mantiene su sex-appeal desde los años 80. A sus 40 años, la artista mantiene intactos uno de sus principales atractivos. Las barritas de cacao desearían hidratar los labios de estas tres musas.

Ella no aparece en la lista, pero ayer deslumbró con su sonrisa a todos los que la esperaban en la alfombra roja del Festival de Venecia. Anne Hathaway acudió a la Mostra para presentar su última película «Rachel getting married», del director Jonathan Demme. Con un vaporoso vestido y subida en unos tacones de vértigo, la actriz norteamericana derrochó belleza en la ciudad italiana. Poco queda de aquella joven de poblada ceja (aunque quien tuvo, retuvo) que se convirtió en «Princesa por sorpresa» junto a Julie Andrews.

La actriz repite en este festival de cine, al que ya asistió hace un par de años para presentar «El diablo viste de Prada». Las clases aceleradas de moda y estilismo que recibió en el filme ante la escrutadora mirada de Meryl Streep parecen haber dado sus frutos. La actriz luce una estupenda figura, ya sea vestida de época o enfundada en un ajustado mono de cuero como la mítica agente 99.

Los del protector labial se han olvidado de Anne, de momento. Ayer, la boca perfecta no estaba en Venecia, sino en Londres, donde Keira Knightley presentó su última película, «The Duchess».