Bibiana Fernández tendrá que vender su casa para hacer frente a sus deudas con Hacienda

La actriz ha concedido una sincera entrevista a Corazón CzN tve, donde cuenta la difícil situación económica por la que pasa

MadridActualizado:

Bibiana Fernández nos tiene acostumbrados a derrochar buena energía y vitalidad. Recientemente pudimos verla en un número musical junto a Manuel Bandera en la gala de los Goya. Lo que nadie esperaba es que la actriz y colaboradora de televisión estuviera pasando por un momento complicado en su vida. Bibi se ha confesado en la revista Corazón CzN tve y ha detallado la difícil situación económica por la que pasa. «Sé que tengo que vender mi casa para arreglar las cuentas, pero el único problema es conseguirlo. Cuando lo haga me iré a vivir de alquiler y, como no tengo hijos a los que dejar nada, no me agobio. Seré feliz donde quiera que esté, independientemente de donde viva», ha contado con total claridad Fernández, pese a tener mucho cariño por su actual residencia, que decoró con mimo años atrás.

Aunque Bibiana cuenta con numerosos ingresos por su trabajo de colaboradora en programas del corazón, además de sus cameos en el cine y funciones de teatro, parece no ser suficiente al ser ingresos irregulares y no contar con un sueldo fijo cada mes. «Quiero solucionar el problema, pero una vez que esté zanjado, no me importará donde tenga vivir. Me da pudor hablar de estos problemas en público, porque tengo una vida privilegiada y pienso en los que no tienen ni para comer», explica.

En este momento, Bibiana Fernández protagoniza de la mano de Manuel Bandera la obra «El amor está en el aire» en el Teatro Infanta Isabel, función que les llevará por toda España en una gira como ha contado en el programa de AR donde colabora con frecuencia. Sin embargo, la actriz pese a estar pasando por esta situación tan agridulce y el trago de reconocer públicamente sus problemas y deudas, no tiene miedo a empezar de cero. «Es algo que he hecho desde niña cuando me fui de casa, porque necesitaba dibujar mi vida desde la distancia. Tenía una inquietud que requería salir. A los 17 también me exilié para ganarme la vida por mi cuenta y riesgo. Siempre he empezado de cero y no me ha ido mal. Por eso no me da miedo. Lo malo sería si no tuviera ganas», narraba en la entrevista.

Lo que siempre ha dejado claro «la Fernández» es que por falta de ganas de comerse el mundo y superar cualquier piedra que se le presente en el camino, no será. Ahora bien, hablar de jubilación y bajarse de sus tacones, es otro cantar. «Si no me muero antes, con 95 años iré con tacataca y tacones. No me puedo permitir el lujo de jubilarme. Pero vamos, tengo que dar gracias a Dios por tener trabajo y porque me está saliendo cada vez más. De esa manera podré cumplir con todas mis obligaciones y salvar deudas», concluye Bibiana, zanjando cualquier duda sobre el tema.