Bertín Osborne
Bertín Osborne - ABC

Bertín Osborne sufrió una agresión en Barcelona por llevar un chándal de España

El humorista Arévalo, gran amigo del presentador, ha desvelado el desagradable incidente que tuvo el cantante hace unos años en la Ciudad Condal

Actualizado:

Arévalo siempre se ha caracterizado por decir las cosas tal y como piensa, sin temor a lo que los demás digan. Su lengua suelta le ha metido en más de un problema, incluso con su inseparable amigo Bertín Osborne, con el que tuvo un enfado el pasado año por publicar una imagen en sus redes sociales y, posteriormente, contar la discusión en un programa de televisión.

Meses después de esto, Arévalo ha regresado a «Sábado deluxe» para hablar de sus aspiraciones políticas y su malentendido con Jennifer Lopez en Twitter, entre otras cosas. Ante la atenta mirada de Jorge Javier Vázquez, confesó su decepción con Pedro Sánchez, con el que fue muy crítico.

«A mí me gusta todo lo que huele a España. La tortilla, el toro, las fiestas, las sevillanas, la Iglesia. Soy muy español y quiero presumir de serlo, y donde pise del territorio español que me sienta como en mi casa», decía durante su intervención en el espacio de Telecinco.

Arévalo está muy dolido con lo que pasa en el país: «Yo, por ejemplo, veo a un señor que lleva la bandera republicana y no le voy a decir nada, pero déjame llevar la española, que es la que me gusta a mí». El humorista no dudó en exigir libertad a la hora de poder expresar patriotismo. «Yo quiero llevar mi bandera con orgullo. Si un señor lleva la gay, pues me parece muy bien. La lleva porque le da la gana y esa es la libertad que tenemos que tener, yo no le voy a decir nada en absoluto», dice.

A raíz de esto, el humorista recordó un episodio muy desagradable que vivió Bertín Osborne. Fue hace unos años, cuando su amigo salía de jugar al pádel en un centro deportivo de Barcelona, ataviado con un chándal con la bandera de España. Nada más salir, alguien le pegó: «Le empujó en el pecho, se dio la vuelta y le agredió. Le hizo daño y Bertín se fue a por él, y también le dio. Pero por eso nada más, por llevar el chándal». Una situación que Arévalo cree que no debería de pasar, pues cada uno es libre de expresarse como quiera y de sentirse orgulloso de su país.