La baronesa nunca se fió de su nuera

La baronesa nunca se fió de su nuera

BEATRIZ CORTÁZAR
Actualizado:

Quería que no se hablara más del tema, pero al final es incapaz de morderse la lengua. Por eso la baronesa Thyssen reaparece una semana más, esta vez en «Interviú» (donde años atrás posó desnuda), para arremeter contra Blanca Cuesta, embarazada de su segundo hijo con Borja. En la entrevista asegura que su relación con Borja era perfecta hasta que llegó Blanca, «y nos cambió la vida». Dice también que por aquel entonces Borja estudiaba Empresariales y que por ella abandonó la carrera. La memoria es frágil y por eso no recuerda que Borja sólo estudió hasta segundo de BUP, lo que imposibilita su acceso a la Universidad.

La sombra del dinero siempre recae sobre los auténticos intereses de Blanca, si uno hace caso a lo que dice y piensa la baronesa. Lo que no cuenta es que Blanca, cuando llevaba unos años con Borja, y ante la posibilidad de que ya podrían declararse pareja de hecho, accedió a firmar un documento según el cual en caso de ruptura renunciaba a todo. Blanca firmó ese papel para que Tita viera su falta de ambición. De la misma forma que se casó con Borja en Cataluña, donde se contrae matrimonio en régimen de separación de bienes. Por lo tanto, Blanca sólo tiene lo que Borja ha querido darle. Es su esposa, la madre de sus hijos y sólo él ha decidido que figure en alguna de sus sociedades.

En cuanto al dinero que Borja tendría hoy, la baronesa no cuenta que, tras vender su casa de Ibiza por cerca de 9 millones de euros, no le va a faltar cash. Ha dado una señal para una propiedad en La Moraleja donde vive de alquiler, aunque sigue con la idea de comprar una casa en La Finca de Somosaguas. La seguridad de esa urbanización es lo que más le atrae.