Los hermanos Bardem
Los hermanos Bardem - Instagram

Bardem usa su voz para pedir un santuario en el océano Antártico

«En tres semanas cumplo 49, tengo dos hijos, no podemos dejar que muera este maravilloso mundo que tenemos, el único que tenemos», manifestó en una rueda de prensa el oscarizado actor

MadridActualizado:

Greenpeace y el actor español Javier Bardem unieron hoy sus voces en Berlín para apoyar la creación de un santuario protegido en el océano Antártico y presentaron los primeros resultados de las expediciones submarinas realizadas en la zona, que muestran la diversidad de su vulnerable ecosistema. «En tres semanas cumplo 49, tengo dos hijos, no podemos dejar que muera este maravilloso mundo que tenemos, el único que tenemos», manifestó en una rueda de prensa el oscarizado Bardem, quien viajó en el legendario buque Arctic Sunrise de Greenpece a la Antártida y se sumergió en las aguas del océano en un submarino.

Un documental con las imágenes grabadas durante ese viaje de siete días y las inmersiones realizadas forma parte de la campaña internacional de Greenpeace, que aportará todos los datos recogidos a la Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCAMLR, en inglés). «Si no empezamos a proteger ahora los océanos, comenzando por el Antártico, en un futuro próximo el planeta sufrirá de forma tremenda», destacó Bardem, que pone rostro y voz a una campaña que alerta del impacto del cambio climático, la polución y la sobrepesca y, en el caso del Antártico, de amenazas concretas como la extracción de kril, un crustáceo clave en la cadena alimenticia de los ecosistemas locales.

En esta causa global, el actor reconoció que «no ayuda» el rechazo del presidente estadounidense, Donald Trump, al Acuerdo de París y el «reality show» que protagoniza en la Casa Blanca, pero quiso ver el lado positivo.

Bardem no olvida todo lo que vomitó en el viaje, pero no se arrepiente ni un momento de la «increíble» experiencia en la que vio de cerca los inmensos «palacios de hielo» que forman los icebergs en el Antártico, focas, pingüinos, ballenas y una naturaleza «salvaje» e «intocable». Él estaba allí, rodeado de científicos, para «ver con los ojos de un ciudadano normal» esa realidad que se quiere proteger y contribuir a crear una conciencia internacional, explicó el actor, quien elogió el trabajo «heroico» de los miembros de Greenpeace.