Antonio Banderas y Melanie Griffith, en una reciente fiesta en Nueva York

Banderas, medalla de Oro de la Academia Española de Cine

JOSÉ E. ARENAS/
Actualizado:

Era de esperar que más tarde o más temprano la Junta de la Academia de las Artes y la Ciencias Cinematográficas de España tendría que reconocer los méritos de Antonio Banderas, el más internacional de nuestros actores, que triunfa lo mismo en Hollywood como en Broadway. Y lo ha hecho con la concesión de la Medalla de Oro en reconocimiento a su labor de difusión de la cultura española a lo largo de una fructífera carrera internacional. Banderas tiene algo que escasea hoy en día, una buena relación con la prensa en general y con sus compañeros en particular. Desde 1986 la Academia viene concediendo este galardón honorífico a personalidades que durante un tiempo han contribuido a la mejora industrial de nuestro cine. El año pasado fue Concha Velasco, pero antes también tuvieron su premio profesionales de la categoría de Fernando Rey, Carlos Saura, Francisco Rabal, Alfredo Matas, Ana Belén, Sara Montiel, Elías Querejeta, Gil Parrondo, José Luis Borau, Fernando Fernán Gómez o Carmelo Bernaola. Banderas nació en Málaga en 1959. El principal impulsor de su carrera ha sido Pedro Almodóvar en «Laberinto de pasiones». Con el manchego ha filmado, además, «Matador», «La ley del deseo», «Mujeres al borde de un ataque de nervios» y «¡Átame!», en papeles que le dieron una justa popularidad. En esa época, trabajó a las órdenes de Saura, Gerardo Vera, Vicente Aranda, Fernando Colomo, Montxo Armendáriz y Fernando Trueba, entre otros.

Antes de instalarse en California - aunque sigue manteniendo su residencia malagueña-, el actor cruzó el charco para intervenir en «Los reyes del mambo tocan canciones de amor» (1991) y «Philadelphia» (1993). Tras su boda con Melanie Griffith, vive en Los Ángeles, donde prepara estos días la segunda parte de uno de sus mayores éxitos, «El Zorro», cuyo rodaje empieza dentro de un mes con el mismo equipo técnico y artístico, bajo la producción de Steven Spielberg. Una vez concluida la película, es posible que vuelva a trabajar con Almodóvar para pasar, posteriormente, a Broadway con otro musical. «Nine» le abrió las puertas y él dejó la obra a teatro lleno. Desea dedicar a los escenarios todo el verano de 2005. En el cine «gringo» no le faltan ofertas como actor y como director, trabajo en el que dejó su impronta con «Locos en Alabama». El matrimonio Banderas no para, dentro de unos días estarán en el Festival de Cannes, donde él presentará «Shrek 2» junto a Mike Myers, Cameron Díaz, Eddie Murphy, Julie Andrews y Rupert Everett, entre otros actores.