Los Duques de Sussex
Los Duques de Sussex - Gtres

El archiblindado bautizo del pequeño Archie Harrison Mountbatten-Windsor

La información sobre la ceremonia llega a cuenta gotas. Los Duques de Sussex quieren intimidad para su pequeño

Cristina Romero Fdz-Chacón
MadridActualizado:

Archie Harrison Mountbatten-Windsor, nacido el pasado 6 de mayo, es uno de los bebés más populares del planeta y, al tiempo, el más oculto de la Casa Real británica. Nada que ver con sus primos Jorge, Carlota y Luis, hijos de los Duques de Cambridge. Pero el afán de los Duques de Sussex porque su hijo sea un «ciudadano privado» hace que aumente la expectación hacia todo lo que concierne al primer hijo de Meghan Markle y el Príncipe Harry. Desde los primeros días de vida del pequeño, todo son incógnitas; incluso, sus padres se resistieron a concretar la fecha del nacimiento. También tardaron en dar a conocer su nombre y el hecho de que no revelen ningún detalle sobre el bautizo de hoy está causando evidente enojo en el Reino Unido. Tanto secretismo ha hecho que muchos británicos muestren su descontento. Estos exponen que, de la misma forma que destinan parte de sus impuestos a la Casa Real, tienen el derecho de presenciar una celebración como esta.

El matrimonio ha decidido que la celebración del bautismo de su hijo sea de carácter privado. La ceremonia está blindada al público y a los medios de comunicación. Chris Allerton, el fotógrafo que inmortalizó a la pareja durante su boda, es el encargado de hacer la instantánea oficial de Archie junto a sus padres. Una imagen que posteriormente será distribuida de forma gratuita a toda la prensa. En cuanto a otros detalles, he aquí lo que se sabe.

El fotógrafo Chris Allerton
El fotógrafo Chris Allerton - ABC

Regreso a Windsor

La ceremonia tendrá lugar en el Castillo de Windsor, una de las residencias más antiguas de la Familia Real. En un principio se informó de que el acto tendría lugar en la capilla de San Jorge, la misma donde se casaron los Duques de Sussex el año pasado y donde se bautizó Harry en 1984. Sin embargo, el evento, oficializado por el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, se celebrará en otra capilla privada, ubicada dentro de los departamentos estatales del castillo.

Cumplir con la tradición

A pesar de que Meghan y Harry en varias ocasiones se han alejado de las costumbres reales, parece que esta vez sí que seguirán alguna de ellas. En primer lugar, Archie se bautiza como gran parte de sus antecesores, incluido su padre, en el «Lily Font», una gran fuente de plata dorada que mandó encargar la Reina Victoria en 1840 para el bautizo de su hija, la Princesa Victoria. En cuanto a la vestimenta, el pequeño está destinado a lucir una túnica que los bebés reales británicos usan desde 1841. Sin embargo, Archie portará una réplica de este faldón con encaje de Honiton y lazos de satén blanco, que ya vistieron sus primos, Jorge, Carlota y Luis de Cambridge. Y es que después de haber sido utilizado por más de 62 miembros de la Familia Real, el original se encuentra muy deteriorado.

Invitados

Esta ceremonia, sin duda, está marcada por la ausencia de la Reina Isabel II, quien no puede acudir porque tiene que cumplir con otros compromisos que tenía agendados antes de fijarse la fecha del bautizo. De esta forma, en el acto cobran mayor relevancia el Príncipe Carlos, su esposa, Camila de Cornualles, el Príncipe Guillermo, Catalina de Cambridge y Doria, la madre de Meghan Markle.

Jessica Mulroney/Angel Marchini. Serena Williams/ AFP. Charlie Van Straubenzee/STEPHEN LOCK
Jessica Mulroney/Angel Marchini. Serena Williams/ AFP. Charlie Van Straubenzee/STEPHEN LOCK

En cuanto a los padrinos, hasta el momento se desconoce su identidad. En un primer momento se dijo que la madrina podría ser la tenista Serena Williams, íntima amiga de la Duquesa de Cambridge. Sin embargo, en el torneo de Wimbledon la deportista expuso a los medios que no podría acudir al evento: «No puedo ir, el sábado estoy trabajando». Otros nombres que también han comenzado a sonar son el de la estilista Jessica Mulroney, otra de las amistades de Meghan Markle, y Charlie Van Straubenzee, uno de los mejores amigos de Harry.