Aramís Fuster
Aramís Fuster - Gtres

GH VIPAramís Fuster, sola y arruinada: «Si había pan lo mojaba en agua»

La Justicia le ha embargado el sueldo que ganó en el concurso para pagar sus deudas

MadridActualizado:

La eminencia mundial en el mundo del ocultismo ha sido la gran protagonista desde el momento en el que entró en «Gran Hermano VIP». Aramís Fuster conquistó al público confesando que no usaba ropa interior, hablando con con el burro de la casa e incluso con su madre desde el más allá y contando sus múltiples amantes como Barack Obama o Al Pacino, entre muchos otros. Pero sin embargo el punto de inflexión de la concursante fue cuando «perdió su alma» y desde ese momento, la que aparecía como clara ganadora en todas las encuestas, cayó en picado y fue expulsada por la audiencia.

Esta miércoles, casi una semana después de salir de la casa de Guadalix de la Sierra, la bruja más famosa de España ha concedido su primera entrevista con la revista «Lecturas», en la que asegura que «He abandonado porque se han cumplido siete años de la muerte de mi mamá y ya no la puedo invocar por eso dentro de la casa no encuentraba mi alma, y asegura que «no estoy loca, soy psicóloga, muy leída y viajada», sin embargo su vida está vacía: «Me he quedado sola, no tengo familia».

Paralelamente a su expulsión del programa de Telecinco, «Semana» lanzaba la noticia de que la Justicia española le había embargado el dinero que ganó en «GH VIP» para pagar una deuda contraída por la vidente con el casero del hogar en el que vive, en la localidad malagueña de Marbella. «Sobre la bruja pende una orden de desahucio de su casa de Marbella que, hasta ahora, no había abonado en los juzgados de primera instancia», explica la citada publicación.

Según «Semana», Aramís habría acumulado, «en forma de impago» una deuda por valor «de 10.100 euros». Como hasta su entrada en el programa no tenía ingresos en su cuenta corriente, nadie se los habría podido reclamar hasta su entrada en el programa. Sin embargo, su contrato en el concurso de Mediaset ascendía a más de 3.000 euros en nómina por cada semana de permanencia en «GH VIP». Así, en sus tres semanas en la casa de Guadalix de la Sierra, Aramís Fuster habría ganado cerca de 10.000 euros, que la Justicia le ha embargado para pagar sus deudas. «He pasado seis meses en los que un hombre maldito me obligó a estar encerrada en casa», se intenta justificar en la entrevista publicada esta semana. «Me decía que si no era suya me iba a mandar un sicario para que me matara. Me encerré en casa, no podía trabajar» y asegura que por ese motivo no ha podido pagar el alquiler y pasaba penurias. «He comido lo que tenía. Si había pan lo mojaba en agua», asegura.