Antonio David Flores
Antonio David Flores - GtRES

Antonio David Flores, completamente rapado tras someterse a un injerto capilar

Previamente a su cambio de imagen, el rasurado total es necesario para poder añadir los microinjertos capilares

Actualizado:

La revista «Diez Minutos» publicó el pasado miércoles unas imágenes de Antonio David Flores completamente rapado tras someterse a un injerto capilar, pues recordemos que previamente a su cambio de imagen, el rasurado total es necesario para poder añadir los microinjertos capilares. La revista confirmaba que el ex de Rociíto habría decidido someterse a la operación estética en una clínica de Málaga, donde vive con su mujer Olga y sus dos hijos.

Diez Minutos
Diez Minutos

Al contrario de la mayoría de gente que opta por viajar hasta Turquía, la nueva meca del trasplante capilar, donde se realizan cada día cerca de 200 intervenciones. La presencia de cabezas rapadas y parcialmente vendadas, tan características de las personas que han pasado por esta operación, se ha vuelto más que habitual en las calles del centro de Estambul, la capital de este «Imperio» capilar. Los atractivos precios y la belleza de la ciudad del Bósforo son sus principales alicientes.

El ex de Rocío Flores no es el único que se ha sometido a un tratamientos para tener más pelo. Un día Rafa Nadal se dio cuenta de que la caspa era lo de menos y decidió dejar de anunciar un champú para terminar con ella y recurrir a un injerto. Algo parecido le ocurrió al también político José Bono. Teresa de la Cierva, nuestra experta en belleza, contaba hace un año el «triple injerto» del entrenador del Chelsea, Antonio Conte. Incluso en el verano de 2014, en este periódico, especulamos (con humor) sobre el trasplante capilar fallido de Íker Casillas como una de las razones por las que habríamos podido perder el Mundial de Fútbol de Brasil.

El estrés, la falta de sueño, la presión o una mala alimentación, pueden conducir a la perdida galopante del cabello. Con este cambio, Ignacio Aguado y todos aquellos que recurren a los injertos de pelo solo quieren reforzar su imagen, algo que va muy liago con su seguridad.