Antoine Griezmann y Erika Choperena - Instagram / Vídeo: El gran amor de Griezmann

Antoine Griezmann y Erika Choperena, una historia de amor real en un mundo de libertinaje

La joven donostiarra lo dejó todo, hizo las maletas y se trasladó a la capital para apoyarle en su sueño

MadridActualizado:

Poco se sabe de la vida privada de Antoine Griezmann (27). Al delantero francés, muy celoso de su vida privada, nunca le ha gustado estar en el foco mediático. Sin embargo desde que La Copa del Mundo aterrizó en París, la vida privada y familiar de la selección francesa ha vuelto a copar titulares en la prensa deportiva y del corazón.

Gtres
Gtres

A pesar de ser francés de nacimiento, Antoine Griezmann tiene una vinculación especial con nuestro país, tanto en su vida personal como en la profesional. El jugador entró en la Liga española casi pidiendo permiso, después de que varios clubes de su país lo rechazaran por ser más bajo que la media. Fue un captador de talento vasco quien fichó al joven para la Real Sociedad, el equipo que lo rescató con 13 años y lanzó su carrera cuando estaba a punto de abandonar. Desde ese momento España lo adoptó como uno de los suyos.

Tanto es así que ha sido en nuestro país donde ha formado una familia. El delantero francés conoció a Erika Choperena (26) en San Sebastián en 2011, cuando Griezmann militaba en la Real Sociedad. La joven donostiarra estudiante de Pedagogía no sabía que él era futbolista. El jugador se cruzaba con Erika gracias a que la residencia de ella era la misma en la que comía con el resto del equipo. «Erika estudiaba en un internado al lado de donde entrenábamos. Nos cruzamos un par de veces y empezamos a mandarnos mensajes», confesó Griezmann durante una entrevista.

Lo suyo fue amor a primera vista pero tardó un año en conquistarla. El francés era conocido en el equipo por su atractivo físico y jamás le faltaron pretendientes, sin embargo el delantero no tenía ojos para nadie que no fuese Erika y la quería para toda la vida. Desde el primero momento en el que la joven pisó el palco de Anoeta para animarle, la pareja no se ha vuelto a separar.

En 2014 llegó una oferta del Cholo Simeone para irse al Atlético de Madrid que no pudo rechazar, a pesar de que siempre se rumoreó que ella era la que frenaba a Griezmann a dar el salto a otro equipo de la Primera División española. Sin embargo el amor por él hizo que Erika lo dejase todo, hiciese las maletas y se trasladase a la capital para apoyarle en su sueño. Fue presentado el 31 de julio de 2014 en el estadio Vicente Calderón y el 10 de agosto de 2014 hizo su debut con su nuevo equipo en partido amistoso contra el VfL Wolfsburgo. A sus 27 años, Antoine Griezmann es considerado uno de los mejores futbolistas del mundo, un título que le ha costado sudor y lágrimas.

Mía

En abril de 2016 se convirtieron en padres primerizos de una preciosa niña rubia a la que llamaron Mía. El 7 de mayo la pareja bautizó a su hija Mía y menos de un mes después formalizaron su relación pasando por el altar. Seis años en común y una hija hicieron falta para que el 15 de junio de ese mismo año, el delantero y su novia celebraran una boda familiar e íntima en el Palacio de Galiana, en Toledo.

Gtres
Gtres

El delantero no se cansa de dedicarle muestras de amor a su pareja, con quien siempre tiene detalles. Así, durante un partido celebrado en marzo de 2016 con el Atlético de Madrid, Griezmann celebró su gol con una dedicatoria a la que sería su futura mujer. «Feliz cumple, gordita», se podía leer en su camiseta.

Por su parte Erika, aunque tiene la licenciatura en Pedagogía, siempre se ha mostrado como una apasionada de la moda. Tanto es así que incluso llegó a tener un blog «Cordialmente Erika», en el que hablaba de las últimas tendencias. Un hobbie que acabó abandonando pues la fama le superaba. «Es una mujer muy discreta», aseguraban desde su entorno. «Sabe que el protagonismo es de Antoine y a ella no le importa. Prefiere que su vida sea lo más normal posible, lejos de los focos y los fotógrafos», afirmaban.