La actual propietaria del barco es la compañía Balearia
La actual propietaria del barco es la compañía Balearia - Joan Llado

El antiguo «Fortuna», a punto de entrar en el mercado chárter

La compañía Balearia, actual propietaria del yate, está tramitando los preceptivos permisos para poder alquilar la embarcación

Palma de MallorcaActualizado:

El futuro inmediato más probable para el antiguo yate «Fortuna» —en la actualidad denominado «Foners»— es entrar a formar parte del mercado chárter de alquiler de embarcaciones de lujo. La actual propietaria del barco, la compañía Balearia, está tramitando ya los preceptivos permisos, para que dicha posibilidad pueda pasar a ser una realidad lo antes posible. Así lo confirmaron fuentes oficiales de dicha compañía a este diario.

Esa opción no es incompatible con la circunstancia de que en algún momento pueda aparecer un posible comprador, lo que supondría que el citado yate pasase a manos privadas de forma definitiva.

De hecho, tanto la primera opción como la segunda han estado casi siempre sobre la mesa desde que hace dos años Balearia adquiriera el «Fortuna» por 2,2 millones de euros. En aquellos momentos, el yate era propiedad de la Fundación Turística y Cultural de las Islas Baleares (Fundatur), que en julio de 2014 decidió aceptar la oferta de compra presentada por la citada compañía. La embarcación, que estaba valorada en 18 millones de euros, había sido puesta inicialmente a la venta por 10 millones de euros.

Don Juan Carlos anunció en el 2013 que renunciaba al uso del yate
Don Juan Carlos anunció en el 2013 que renunciaba al uso del yate- JJS - AD

Cabe recordar que Fundatur había donado en el 2000 la embarcación a Don Juan Carlos. Esa cesión estaba condicionada a que la Familia Real utilizase el «Fortuna» durante sus estancias estivales en Mallorca, con el fin de promocionar el Archipiélago balear. Por ello, cuando Don Juan Carlos anunció en mayo de 2013 que renunciaba al uso del yate debido a sus elevados costes de mantenimiento, Fundatur decidió reclamar que el barco le fuese devuelto. Dichos costes se situaban en torno a los 1,5 millones de euros al año.

Por su parte, Patrimonio Nacional comprobó que la cesión tenía efectivamente un carácter «modal» y que, por tanto, el «Fortuna» debía estar en manos de Fundatur. La reversión fue finalmente aprobada en julio de 2013 por el Gobierno central en Consejo de Ministros.

Un año después, poco antes de la venta de la embarcación a Balearia, Fundatur llegó a tener sobre la mesa hasta cinco ofertas de compra, si bien no desveló la identidad de ninguno de esos posibles compradores, debido al acuerdo de confidencialidad suscrito con cada uno de ellos. La citada fundación anunció que destinaría una parte de los fondos que se consiguieran con la venta del entonces ya «Foners» a fines sociales.

El yate había salido por última vez del hangar en el que se encontraba, en las instalaciones navales militares palmesanas de Portopí, a finales de marzo de 2014. Su nuevo destino provisional pasó a ser Port Adriano, en el municipio mallorquín de Calviá. Una vez confirmada ya la venta, en agosto de ese mismo año la embarcación partía hacia el que todavía es hoy su actual destino, el puerto de Dénia, en la provincia de Alicante.

«Forners» se alquilará o venderá en las mismas condiciones en las que fue adquirido
«Forners» se alquilará o venderá en las mismas condiciones en las que fue adquirido- Joan Llado

Durante un tiempo, Balearia barajó la posibilidad de cambiar las turbinas del antiguo «Fortuna», debido a su elevado consumo, pero finalmente se desestimó esa opción en febrero del pasado año. Por tanto, el hoy «Foners» se alquilará o se venderá en las mismas condiciones técnicas y decorativas en que fue adquirido.

Para los amantes de la historia quizás no esté de más recordar que el yate «Fortuna», de 41,5 metros de eslora, fue la tercera embarcación con el mismo nombre que tuvo Don Juan Carlos. El primero fue un velero de la clase Dragón con el que el entonces Príncipe compitió en los Juegos Olímpicos de 1972, mientras que el segundo «Fortuna» fue un regalo hecho en 1979 por el entonces Rey Fahd de Arabia Saudí.

A bordo del «Fortuna» navegaron monarcas, príncipes y presidentes, como los entonces Príncipes de Gales —Carlos y Lady Di—, George W. Bush o Bill Clinton, entre otros. Aquellos años de esplendor mediático darán paso dentro de un tiempo a una etapa posiblemente algo más discreta a nivel informativo. Posiblemente.

A bordo del yate navegaron monarcas, príncipes y presidentes
A bordo del yate navegaron monarcas, príncipes y presidentes- Joan Llado