Andrea Janeiro el 20 de julio de 2017, cuando cumplió 18 años
Andrea Janeiro el 20 de julio de 2017, cuando cumplió 18 años - Gtres

Andrea Janeiro se estrena en las mesas de técnico de sonido

La hija de Belén Esteban vuelve a Inglaterra tras realizar unas prácticas en un programa de radio

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Las fotografías de una cerveza bien fría con el London Eye como telón de fondo y con las icónicas cabinas de teléfono no dejaban lugar a dudas en Instagram: Belén Esteban se encontraba el martes en Londres. La capital británica es un destino recurrente para la colaboradora de Mediaset, quien siempre que puede se escapa con Miguel, su marido, a pasar unos días. También paseó por las inmediaciones del hotel Me London, en The Strand, junto a su hija Andrea Janeiro, quien la semana pasada convocó a sus amigos en la madrileña discoteca Kapital para despedirse antes de viajar a Inglaterra, donde vive desde septiembre de 2017, el año en el que alcanzó la mayoría de edad.

Aunque parezca que Belén Esteban, por sus apariciones en programas y revistas del corazón y su participación en «Sálvame», vende todo lo que hace, lo cierto es que en los últimos años siempre ha intentado mantener en un segundo plano a su marido y a su hija.

Belén Esteban y Andrea, en 2016, en un desfile de la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid
Belén Esteban y Andrea, en 2016, en un desfile de la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid - GJB/GSR

Fruto de su relación hace dos décadas con Jesús Janeiro, al cumplir los 18 años, Andrea emitió un comunicado a través de sus abogados donde quiso transmitir a los medios que ella, pese a lo mediáticos que eran sus padres, quería vivir en el más estricto anonimato. Esteban respetó la decisión de su hija, quien al terminar el colegio decidió mudarse a Inglaterra para estudiar un año en el Birmingham Metropolitan College (BMet), una de las mejores universidades de Reino Unido. Así, además de formarse para conseguir su objetivo de ser locutora de radio especializada en contenidos musicales, podía seguir con su vida al margen de la curiosidad que desata en España por ser la hija de Belén Esteban y de Jesulín.

Una merienda

En el BMet estudió el curso de Media & Communication Higher National Diploma, que dura un año. Tras esta primera formación, se desconoce si Andrea continua con otro curso superior, pero lo que sí ha podido saber ABC es que la semana pasada, además de despedirse de sus amigos en Kapital antes de emprender su vuelta a Inglaterra, también llevó merienda a los estudios del programa «Del 40 al 1», para decir adiós a los que han sido sus compañeros de prácticas durante sus últimas semanas en España.

Al parecer, tal y como ha podido saber este periódico, tras pasar por el BMet, Andrea se ha dado cuenta de que lo que realmente le gusta es la figura del técnico de sonido en la radio y eso es lo que ha estado aprendiendo en el programa de Los 40 de Tony Aguilar, donde varios compañeros han destacado su buena disposición y sus formas y lo educada que es.

«Es una chica que pasa completamente inadvertida, que si no te fijas no te das cuenta de que es la hija de Belén Esteban. Ella quiere seguir así, sin llamar la atención», comentó a ABC una persona de su entorno. «Que quiera ser técnico de sonido también ayudará a fomentar ese anonimato que tanto busca», concluyó. Andrea quiere ganarse la vida sin renunciar a su privacidad. Y eso, viendo otros ejemplos mediáticos de hijos de famosos, dice mucho (y para bien) de ella.