Anastacia, ayer, en Madrid. Javier Prieto

Anastacia: «Soy un monstruo de la naturaleza»

ANTONIO ROJAS
Actualizado:

MADRID. Fiel al título de su segundo álbum -«Freak of Nature»-, la superestrella norteamericana Anastacia, que ayer estuvo en Madrid de promoción, confiesa ser un «monstruo de la naturaleza». Después de sentirse durante mucho tiempo un patito feo, que no gustaba a nadie, cuando el éxito le sonríe la mirada de quienes no coincidían con su estilo, su físico, su rostro o su voz, más propia de una cantante negra, cambia por completo. Quizá por eso, las canciones incluidas en este segundo trabajo transmitan un mensaje positivo, de optimismo, de ánimo a quienes en algún momento han sido rechazadas. La artista, que debutó discográficamente en 1999 con «Not that kind», del que vendió más de cinco millones de ejemplares en todo el mundo, dijo sentirse muy afortunada y «orgullosa de haber tocado los corazones de niños y abuelas aunque eso represente para mí una enorme responsabilidad». Recordó que trabajó como recepcionista en una peluquería de Los Ángeles antes de dar el salto al estrellato y que ya ha grabado duetos con Michael Jackson, Elton John o Pavarotti, algo que «he hecho con diez años de adelanto».

Mundial de Futbol

De todos modos, añadió en tono realista, «aún no he conseguido nada, me queda mucho camino por recorrer». Por encargo de la FIFA, ha compuesto e interpreta el himno del Mundial de Fútbol 2002, que se celebrará el próximo verano en Japón y Corea. Su título, «Boom», una canción que poco tiene que ver con las que habitualmente escribe para sus discos, pero que representa «un escalón más en mi carrera». «Es un tema en el que he tratado de reflejar la pasión que sienten las personas por el deporte» y para el que ha recurrido a los tambores y percusiones de dos países que «no se llevan muy bien pero cuya musicalidad es muy similar».