Álvaro Muñoz Escassi y su hija, Anna Barrachina
Álvaro Muñoz Escassi y su hija, Anna Barrachina - GTRES

Álvaro Muñoz Escassi aún tiene que conquistar a la familia de su nueva mujer

Entre sus detractores está la hija de Raquel Bernal, que amenazó con no ir a la boda

MadridActualizado:

La exclusiva boda del jinete Álvaro Muñoz Escassi con la millonaria venezolana Raquel Bernal está trayendo más polémica de la que los novios hubieran deseado. Y es que exponerse tan públicamente tiene su contrapartida y no siempre del gusto de los protagonistas. Son muchos los que no entienden cómo esta ex «Miss Mérida» que saltó a la fama por su relación sentimental con un presentador de televisión; después se casó con el ex presidente de la Bolsa de valores de Caracas, Victor Flores –con quien tuvo a su hija Raquel (20 años)–, y años después se convertió en la «amiga entrañable» de Hugo Chavez, se preste a esa exposición mediática teniendo numerosos puntos negros pendientes de aclarar. Como la investigación que meses atrás inició la Justicia venezolana por su posible vinculación con el secretario y tesorero de Chavez, Alejandro Andrade, quien durante sus años en la oficina del tesoro amasó una fortuna de muchos millones de euros, según publica la prensa local.

«Una mujer así nunca quiere estar en las portadas de las revistas porque la publicidad ni es necesaria ni favorece», comenta un amigo de la familia Bernal mientras pone cara de incredulidad al asegurar que Escassi les aseguró que ese reportaje se hacía con un fin social para ayudar a una ONG con la venta de la boda.

Bernal era una desconocida para la prensa española hasta su romance con el apuesto jinete. Se conocieron en Dubai, donde Escassi se instaló tras casi huir de España cansado de la polémica que se montó tras descubrir que tenía una hija secreta de 20 años y después de comprobar cómo fracasaban sus últimos negocios, como un local de copas en Chueca, que tuvo que cerrar a los pocos meses de inaugurarse.

«Raquel también es una apasionada de los caballos y se conocieron en ese ambiente. Se ha enamorado perdidamente de Álvaro y aunque ella no era mujer de volver a casarse, al final ha accedido a esta unión que no cuenta con el visto bueno de algunos de sus familiares, como es el caso de su propia hija, quien hasta el último minuto amagó con no acudir al enlace», añade ese amigo.

Como tantos millonarios venezolanos que salen del país por motivos de seguridad, la hija de Bernal reside en Madrid, en un piso del barrio de Salamanca, aunque constantemente visita a su abuela que está instalada en la casa de La Moraleja, propiedad de su madre. «Raquel viene mucho a España porque aquí está su hija y su madre. Su hermano Antonio también vivió aquí tras enamorarse de una mujer de Vitoria. La fortuna de Raquel es impresionante, de ahí que Álvaro se haya convertido en el «amo» de su pandilla de amigos españoles que alucinan por cómo se las gasta ahora. Pero Escassi sabe que aún tiene que ganarse la confianza del resto de la familia, especialmente de la hija de Raquel, que no se fía de las auténticas intenciones del jinete, que tiene fama de seductor», aclara esta fuente quien insiste en que los amigos comunes le avisaron a Raquel del pasado de su ya marido pero «no hubo manera de que cambiara de idea. Está feliz y enamorada y convencida de que es el hombre de su vida».