Álvaro Morata y la modelo italiana Alice Campello se casaron en julio de 2017.
Álvaro Morata y la modelo italiana Alice Campello se casaron en julio de 2017. - Instagram

Álvaro Morata marca su gol más dulce: los cruasanes «manolitos»

El futuro fichaje del Atlético de Madrid posee el 50% de las pastelerías Manolo Bakes, una empresa con 14 aperturas previstas este año

MadridActualizado:

Son la debilidad de los madrileños más golosos, pero también de futbolistas de elite sometidos a una estricta dieta. Si no que le pregunten a Griezman, Koke o Gabi por el sabor de los cruasanes «manolitos». Sí, todos vinculados a la historia escrita en el Vicente Calderón porque el hombre que creó en Colmenar Viejo estos famosos pasteles, Manolo Manzano, es un colchonero empedernido e incondicional del Cholo Simeone. Y, casualidades de la vida, el Atlético de Madrid incorpora a sus filas al crack de los «manolitos»: Álvaro Morata. El futbolista de 26 años no solo saborea el inconfundible toque de mantequilla extra de estos cruasanes, sino también su dulce rentabilidad. En el 2017, el año en que fichó por el Chelsea, invirtió en este negocio pasando a controlar el 50% de la compañía.

El irregular rendimiento de Morata sobre el césped de Stamford Bridge contrasta con el crecimiento imparable del imperio de los «manolitos». El jugador estaba pidiendo a gritos salir del Chelsea y su presentación como nuevo fichaje del club rojiblanco es inminente.

Duelo de pastelerías

Morata no comenzó en el mundo de la pastelería como aliado de Manolo Manzano, sino como su directo competidor. Junto al empresario Pablo Nuño, el deportista y su padre Alfonso montaron una empresa de cruasanes aprovechando el potencial del sector. Lanzaron su propia versión del «manolito», fundando en 2016 Crosantino y tratando de replicar su receta. Previamente, Nuño le había propuesto a la familia Manzano la opción de montar una franquicia o una tienda, pero no estaban interesados y decidió abrirse paso por su cuenta. Rivalizaron en el mercado, inauguraron locales prácticamente en la misma calle, hasta que un día ambas partes vieron que podían funcionar mejor juntos. A la familia Manzano le sedujo la idea de aliarse con un futbolista como Morata. En diciembre de 2017 se fundó De Boca En Boca, la empresa del nuevo Manolo Bakes. Están al 50%: Manolo y sus hermanas Remedios y Noelia Manzano poseen la mitad; y Nuño, Morata y sus respectivos padres, la otra mitad.

Manolitos
Manolitos - ABC

La empresa tiene cuatro tiendas propias (Conde de Peñalver, Santa Bárbara, Narváez y un local dentro del Carrefour de Alcobendas) y una facturación de 3,3 millones anuales. En la capital se venden 800 kilos de «manolitos» diarios y superan los 1.200 kilos los fines de semana. Este año tienen previstas 14 aperturas y darán el salto fuera de Madrid. Gracias a la participación de Morata, otros futbolistas españoles han querido unirse a este proyecto y tienen contratos firmados. En Barcelona se abrirán dos locales, con el blaugrana Sergio Busquets y el centrocampista del Bayern Thiago Alcántara como socios, mientras que en Alcalá de Henares harán lo propio el madridista Nacho Fernández y su hermano Álex, que juega en el Cádiz. También se contempla una expansión internacional, muy acorde a su nuevo nombre con la palabra inglesa bake (hornear) incorporada junto a un nombre tan castizo como Manolo.

Sin duda, Morata podrá tener ahora un control más directo de la empresa con su inminente traslado a España tras su paso por Londres. El pasado lunes, su mujer Alice Campello y sus hijos Leonardo y Alessandro aterrizaron en la capital, lo que se ha interpretado como clara señal de que el fichaje del delantero por el Atlético de Madrid se hará oficial en los próximos días. El día de su presentación en el Wanda Metropolitano no faltarán los consabidos «manolitos» con los que logrará meterse a sus nuevos compañeros de vestuario en el bolsillo. Menos gracia le hará al preparador físico del club el «Profe» Ortega.