DESIGUAL

Alicia Borrás: «Las pasarelas parecen desfiles militares»

A sus 70 años, esta modelo que triunfó al amparo de Pertegaz es el último fichaje de Desigual

BARCELONAActualizado:

Alicia Borrás nació en Ciudadela (Menorca) en 1945. Su padre era sastre y tenía el taller en los bajos de su casa. Un día, la asociación religiosa Acción Católica organizó un desfile benéfico y ese fue su debut en las pasarelas. Apenas tenía 16 años y su padre le hizo dos vestidos para la ocasión. En aquella época había mucha industria de calzados, bisutería y queso en Menorca.

«De niña era muy tímida y pronto llegué a medir 174 centímetros. Los chicos me llegaban al hombro y ninguno me sacaba a bailar...», recuerda Alicia cuando echa la vista atrás. La afición de su padre a leer el periódico que llegaba en barco desde Barcelona le cambió la vida. «Mi padre leyó un anuncio de Pertegaz que buscaba modelos para pasar sus colecciones y nos fuimos juntos a Barcelona a hacer el casting». Ese viaje cambiaría su vida. «Apenas tenía 17 años y ya sabía que me gustaba mucho el mundo de la moda. Llegamos al taller de Pertegaz en Paseo de Gracia y había tres chicas esperando… Me miró de arriba abajo y me dijo que sí al instante. A él le gustaba formar a la maniquí a su gusto. Me quedé a vivir en Barcelona e iba cada día a su taller con una jornada completa que empezaba a las nueve de la mañana».

Eran tres modelos, Romy (Carmen Romero), Nieves Gil y la propia Alicia. Durante tres años aprendió de la mano del maestro Pertegaz y de todo su equipo de quien tiene el mejor de los recuerdos. «Desfilábamos en el gran salón y acudían las señoras de la alta burguesía catalana, como la señora Samaranch o la señora Suqué a elegir su vestidos».

Miss España

De Pertegaz saltó a la vida de modelo de prêt-à-porter que combinaba con la publicidad. Y en 1965 se coronó como Miss España en la Gala de las Palmas de Gran Canarias. «Me presenté como Miss Barcelona y recuerdo que entre el jurado estaban Pepa Flores, Cebado y la princesa de Hohenlohe». Trabajó mucho con Pedro Rodríguez, con el que viajó a Filipinas, Hong Kong y Grecia. También fue modelo para Elio Berhanyer.

Pero el amor se cruzó en su vida y dejó su profesión como modelo a los 27 años porque se fue a vivir a Milán junto a su marido. «Lo dejé en un momento bueno y no me arrepiento de aquella decisión». Durante décadas vivió en Milán, Alemania y Luxemburgo.

Y volvió a Barcelona hace 18 años. «Hace unos años empecé a pintar y ahí encontré una afición que me llena mucho», explica la veterana maniquí. Juega a golf, practica yoga y reconoce que es una gran cocinera. «Soy de cuchara, de potajes de lentejas, de garbanzos con acelgas, de canelones y de pescado», puntualiza.

Regreso a las pasarelas

Su elegancia y su tipazo no pasan desapercibidos. «Hace dos años me llamaron de la firma de Andrés Sardá para que cerrara su desfile de la Mercedes-Benz Fashion Week de Madrid. Era una aparición fugaz para reivindicar a las modelos. Salí con un vestido fantástico y recuerdo el impacto de ver los focos, escuchar la música y ver a todo el público mirándote. Fue una experiencia muy positiva». De ahí le hicieron una entrevista para Televisión Española.

«Después me llamaron de una agencia de Barcelona y poco a poco he vuelto a hacer algunas cosas. Ahora estoy con Desigual, que me propusieron grabar un vídeo para su campaña 2016. Me encanta el resultado. Alquilaron una nave abandonada y lo inundaron de vegetación; ahí nos colocaron a unas modelos, unas bailarinas y a mí».

La revista «Harper’s Bazaar» la relanzó con un gran reportaje y ahora en «Elle Italia» le quieren hacer una entrevista. Su reaparición confirma que la belleza y la elegancia no tienen edad. «No pretendo nada con todo esto, pero me halaga mucho».

Alicia Borrás tiene muy buena memoria y es consciente de la evolución de su profesión. «Todo ha cambiado mucho. Cuando yo era joven nos maquillábamos nosotras y no teníamos los equipos de estilismo que hay ahora. Pero lo que más me llama la atención es que antes la modelo podía interpretar y ahora parecen desfiles militares».