ABBA - Pinterest / Vídeo: ABBA ya tiene su museo en Estocolmo

Alcohol, drogas e infidelidades: el catastrófico declive de ABBA

A pesar de todas las desgracias internas que tuvieron que soportar siendo todavía muy jóvenes, ABBA nos deja para el recuerdo todo un legado de música, imágenes y sueños del que siempre podremos disfrutar

MadridActualizado:

Hace 35 años de la separación de ABBA, sin embargo sus canciones calaron tan hondo que aún hoy siguen siendo un referente musical. Corría el año 1974 cuando cuatro jovencitos se presentaban a Eurovisión representando a Suecia con su tema «Waterloo», sin imaginarse que su triunfo cambiaría sus vidas y la historia de la música para siempre. Hoy, 44 años después de su victoria en el concurso musical más famoso de Europa, ABBA vuelve a copar titulares. El popular cuarteto sueco renacerá para poner banda sonora a una de las películas más esperadas del año: «Mamma Mia: Here We Go Again», una secuela del exitoso musical «Mamma Mia», estrenado en 2008 y que llegará a las salas de cine el próximo mes de junio.

Desde 1974 y hasta hoy, ABBA sigue siendo el segundo grupo musical más exitoso de todos los tiempos, tan solo por detrás de «The Beatles». Con más de 500 millones de discos vendidos a lo largo de su historia, la música de ABBA parece tener vida eterna. En Suecia son, simple y sencillamente, una gloria nacional. Tienen un museo exclusivo en Estocolmo y varios restaurantes inspirados en sus folcloricas vestimentas.

ABBA
ABBA-Pinterest

El nombre de ABBA surgió de la unión de las iniciales de sus integrantes: Agnetha Åse Fältskog, Göran Bror Benny Andersson, Björn Kristian Ulvæus y Anni-Frida Lyngstad. Durante su apogeo, la relación entre sus miembros iba más allá que simples compañeros de banda, y es que Agnetha estaba casada con Bjorn y a su vez Benny también estaba casado con Frida. A los pocos años, y por terribles caprichos del destino, los dos matrimonios se divorciaron en los años 1979 y 1981 respectivamente. Visto su desorbitante éxito, decidieron darle una oportunidad al grupo y continuaron hasta su definitiva disolución en 1982, tras lo cual cada uno de sus componentes continuó su camino musical por separado, perdiendo así la magia que les llevó hasta la cima.

Lo tenían todo: eran jóvenes, guapos y con éxito; carne de cañón para la prensa sensacionalista. Sin embargo, durante su fama siempre lucharon por mantener su vida pública separada de la privada, llegando a ser obsesivamente celosos de su intimidad. Un hecho que provocó que, incluso una década después de su separación, poco se conociera sobre su historia detrás de los escenarios.

¿Qué salió mal en ABBA?

A diferencia de otros grupos musicales, el cuarteto sueco no surgió con el objetivo de arrasar en las listas musicales, su unión fue más bien pura casualidad. Por un lado, Björn y Agnetha eran dos jóvenes enamorados que compartían una pasión: la música. A los pocos meses de comenzar su noviazgo decidieron formar una banda casera junto a un amigo de Björn, Benny Andersson, a la que pronto se sumó la novia de este, Frida. Así nació ABBA, como cuatro amigos que se juntaban para cantar. Ninguno de ellos auguraba que lo que empezó como un juego de niños se convertiría años más tarde en un fenómeno musical. Con la victoria en Eurovisión sus canciones traspasaron fronteras y su fama comenzó a crecer como la espuma.

ABBA
ABBA-Pinterest

La vida de las chicas de Abba no ha sido tan de color de rosa como sus canciones. Para Agnetha la popularidad le vino demasiado grande y no pudo soportarla. La cantante había vivido una infancia tranquila lejos de la ciudad, pero debido al ritmo frenético que tenían que soportar casi a diario, comenzó a sufrir unos niveles exorbitantes de estrés que le originó un pánico escénico que no podía controlar, hasta tal punto que en muchas ocasiones le era imposible subirse a los escenarios. Para intentar calmar sus nervios comenzó a beber, lo que derivó en una larga lista de fobias que le arruinaron la vida. «Soy alguien que tiene miedo de muchas cosas. Tengo fobias y ansiedades enfermizas. Tengo miedo de mezclarme con la gente. No puedo ir de compras, no puedo salir o ir a restaurantes y bares. Sin embargo soy capaz de manejar alguno de mis miedos, como a volar gracias al alcohol: antes de que despegue el avión, me tomo un trago, cuando estamos en el aire otro y justo antes de aterrizar otro. De esa forma, estoy medio borracha cuando llego a mi destino», confesó durante una entrevista cuando aún el grupo se mantenía en pie. No fue la única, en una entrevista grabada para el canal SVT de Suecia en 2011, Benny Andersson reveló que tuvo que buscar ayuda para detener su adicción al alcohol: «No me sentía bien sin alcohol, así que sabía que estaba en problemas. Busqué ayuda y la obtuve». Finalmente venció su adicción en 2001, 20 años después de su último éxito «The Winner Takes it all». «Sabía que si seguía bebiendo corría el riesgo de perder todo. Si bebes lo suficiente durante un tiempo largo, perderás cosas».

Sus fobias y las adicciones posteriores agravaron su matrimonio con Björn y, después de 13 años de relación y tras el nacimiento de su segundo hijo, conmocionaron al mundo con el divorcio de una de las parejas más queridas y admiradas. «He pasado por una depresión extremadamente dolorosa. La idea de que tenía que continuar sola me volvía loca. Björn siempre se ocupó de todo porque éramos muy jóvenes y cuando se volvió a casar, lloré. Me dolía mucho el hecho de que él había encontrado a alguien tan pronto», confesó la cantante en referencia a la presentadora de televisión sueca Lena, con la que comenzó una relación sentimental tan solo dos semanas después de firmar los papeles del divorcio y quien meses más tarde se convertiría en la segunda mujer de su exmarido.

ABBA
ABBA-Pinterest

Algo parecido les ocurrió a Benny y Frida. Después de haber vivido juntos durante nueve años y cuatro de matrimonio, el compositor encontró de nuevo el amor junto a otra mujer. Dicen las malas lenguas que su matrimonio terminó de manera catastrófica al llegar Frida un día antes a casa y encontrar a su marido en la cama con otra mujer. «Estaba devastada», dijo entonces un amigo cercano a la pareja. «Nos planteamos si el grupo podría permanecer unido después de nuestro divorcio. Pero ABBA ya había sobrevivido al divorcio de Björn y Agnetha y era muy difícil que pudiese seguir adelante con nuestra separación», explicó Benny Andersson durante una entrevista concedida poco después de anunciar su ruptura. «Economicamente hablando ya no tenemos preocupaciones. Nuestros sueños de convertirnos en superestrellas han excedido nuestra imaginación más salvaje. Nunca pensamos que seríamos tan grandes como lo somos ahora. Después de todo, somos gente común, llevando una vida normal», afirmó.

Desde la disolución del grupo en 1982, la vida de Agnetha cayó en picado. El catálogo de desastres de la componente más icónica del cuarteto incluía dos matrimonios rotos, una larga lista de aventuras amorosas fallidas, su adicción al alcohol y las drogas, un accidente de tráfico en 1983, una acumulación de fobias que le impedían llevar una vida normal, el suicidio de su madre en 1994 y toda una vida de acoso por parte de docenas de fans obsesivos, que provocaron su aislamiento definitivo del mundo en 2004. «Una vez que Abba terminó, solo quería llevar una vida tranquila con mis hijos», confesó durante una entrevista en mayo de 2013 para el diario británico «Daily Mail». «Los periódicos suecos siempre escriben falsedades sobre mí, así que sé que nadie va a creerme», explicó harta de las publicaciones sobre sus relaciones sentimentales. «Cuando un hombre me dice que soy hermosa o sexy, ya no me lo creo», aseguró visiblemente molesta.

Actualmente, ABBA se encuentra preparando proyecto virtual pionero en el mundo. El cuarteto sueco está siendo recreado digitalmente como hologramas para una gira internacional, modelándolos para acercarse lo máximo posible al aspecto que tenían en 1979, durante el apogeo de su popularidad. A pesar de todas las desgracias internas que tuvieron que sufrir siendo muy jóvenes por no saber controlar su inesperado éxito, ABBA nos deja para el recuerdo todo un legado de música, imágenes y sueños del que siempre podremos disfrutar.