Aitana Ocaña
Aitana Ocaña - Ernesto Agudo

Aitana Ocaña: «Debo mantener la mente fría para que la fama no me supere»

Cansada de que se le conozca más por sus amoríos que por su trabajo, la cantante consigue «esquivar» las preguntas incómodas gracias a un séquito de asistentes que cortan en seco cualquier cuestión que se aleje del ámbito profesional

MadridActualizado:

Aitana (19 años) ha visto cómo -de la noche a la mañana y en contra de su voluntad- pasaba de ser una persona anónima a estar perseguida, casi a diario, por los paparazzis. Su breve carrera artística y su inexperiencia vital le ha hecho cometer muchos errores con la prensa, lo que ha provocado un aluvión de titulares en los medios del corazón. Primero con su efímera, pero intensa, historia de amor con su compañero de «Operación Triunfo», Luis Cepeda (29), y ahora «emparejada» con cualquiera de los chicos con los que se le ha visto en público. Así ocurrió con el modelo Xavier Serrano (24) y el actor Miguel Bernardeau (22), hijo de Ana Duato, quien se encargó de desmentir la «noticia» al decir: «Es una amiga y nada más».

Primer disco

Cansada de que se le conozca más por sus amoríos que por su trabajo, la cantante últimamente consigue «esquivar» de las preguntas incómodas, gracias a un séquito de asistentes que cortan en seco cualquier cuestión que se aleje del ámbito profesional. Esta frustración la ha motivado para editar su primer disco. «Quiero que me pregunten por mi música y sé que con solo una canción era muy difícil preguntarme por mi carrera. Quería acabar con todo esto que me ha hecho mucho daño», asegura en conversación con ABC durante la presentación de las nuevas planchas de pelo ghd, y en relación a las redes sociales y noticias falsas que «dicen muchas mentiras». Una situación que le llevó a no volver a leer ningún comentario de Twitter. «Estoy trabajando en lo que me gusta y tengo que mantener la mente fría para que esto no me supere», explica.

La cantante publicará estas Navidades su primer disco «Vas a quedarte»: «Saldrá a finales de noviembre y que se dividirá en dos partes de seis canciones cada una», algo muy criticado pues tachaban a la artista de querer ganar más dinero al dividir su disco en dos partes que se publicarán con varios meses de diferencia. Unas acusaciones a las que ya está acostumbrada: «Críticas hay por todo. Considero que la música se devora y sacas un disco, al mes la gente ya se puede cansar y he pensado en dividirlo en dos para que eso no pase».

Para este primer trabajo ha contado con la ayuda de Àlex Maruny, un actor catalán de 28 años que «me gustaba como actuaba y veía que podía cuadrar en el videoclip», explica.

«La tinta de mis ojos»

La exconcursante de «OT» e icono juvenil, se ha lanzado al mundo literario con «La tinta de mis ojos», el título de su primer libro de poemas, que le ha deparado muchas alegrías y alguna que otra tristeza... sobre todo, la acusación de plagio por uno de las ilustraciones que ella misma ha realizado.

La catalana lo ha reconocido, dicho sea de paso. La historia es la siguiente. La artista Bianca Castellar hizo una fotografía de su hermana Natalia Castellar y Aitana ha retratado esa foto sin citarles en ningún momento, lo que ha deparado la denuncia de la afectada. Bianca dio a conocer su indignación a través de Instagram y dijo estar «muy molesta» por este asunto que descubrió «gracias a un fan». «Hace ya un par de días que conozco esta situación y trato de procesar cómo me siento al respecto porque no es la primera vez que tengo problemas con la copia o manipulación de mi trabajo. Es engañoso, y me hace preguntarme cuántos artistas han hecho esto. Me niego a guardar silencio sobre este problema, incluso si eso significa quemar puentes», asegura.

Ahora, la cantante se justifica: «Se está tramitando todo. Me dolió que dijeran que era un plagio porque esa ilustración es mía en verdad pero basándome en otra. Una fotografía que tomé como referencia. Es verdad que el dibujo no es lo mismo que la foto porque quité cosas», y asegura que intentó contactar con la autora de la fotografía: «La busqué pero no la encontraba. Como tenía mucho cariño a esa ilustración y me hacía mucha ilusión sacarla, al final se publicó». Aunque reconoce su culpa al decir que «fue error mío. La he conocido y se está tramitando», confiesa que le hubiese gustado que fuera de otra manera. «Habría sido mejor que todo hubiese sido entre ella y yo pero si lo ha hecho así será por algo».