GENTE

Acusan a las agencias de modelos británicas de conchabarse para disparar sus tarifas

Competencia amenaza a las cinco mayores con multas por hasta el 10% de sus ingresos

Londres Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Las cadenas de venta de ropa británicas, el llamado sector del retail, venían quejándose de los precios imparables de las modelos y al final la Autoridad de Competencia en los Mercados se ha decidido a actuar. Las cinco principales agencias de modelos, entre las que se encuentra Models One, que es la mayor de Europa, están siendo investigadas por conchabarse para inflar sus tarifas, contraviniendo las normas del libre mercado. La actuación del regulador no es anecdótica: puede zanjarse con multas de hasta el 10% del volumen de negocio de las firmas en todo el mundo.

En el mundillo de la moda en el Reino Unido se comenta como chascarrillo que una buena modelo no se levanta de su cama por menos de 13.000 libras al día. Pero en el caso de las súper divas de fama planetarias se llega a pagar hasta 600.000 euros diarios por una campaña publicitaria de primer nivel. El sector del retail se ha decidido a denunciar el problema porque cada vez necesita más fotografías, debido a que en la venta por internet se muestran varios ángulos de cómo les sienta la ropa a los modelos.

Las cinco agencias investigadas son Models One, Premier, Strom, Viva y FM Models, las que lideran el sector en Gran Bretaña, todas bien conocidas. Models One es la que descubrió en los sesenta a la rubia y flaca Twiggy y la convirtió en icono del Swining London; también lanzó a Yasmin Le Bon, la belleza de origen iraní casada con el cantante de Duran Duran. Strom, apoyada por Richard Branson, el dueño de Virgin, es la hacedora de la incombustible Kate Moss y de su sucesora, Cara Delevingne, quien según “Forbes” ingresó el año pasado 7,8 millones de euros con sus posados.

El organismo de control ha ofrecido incluso una recompensa de 131.000 euros a quien facilite información que ayude en la investigación. Las malas prácticas se observaron en una vigilancia de dos años hasta marzo de 2015. Competencia ha explicado que «compartían información confidencial sensible para modificar los precios». Explica que tolerar estas prácticas de naturaleza monopolística a quien perjudica finalmente es al consumidor, pues la ropa acaba siendo más cara.

Las sospechas alcanzan también a la patronal del sector, la Asociación de Agencias de moda, que presionaba a sus agencias afiliadas con correos para que rechazasen determinadas ofertas de trabajo y exigiesen tarifas más altas.

Las agencias de modelos se llevan como media el 30% de los ingresos de las profesionales que posan. Aun así, es evidente que las grandes divas ganan auténticas fortunas, como se ve entre las que iniciaron el fenómeno de las súper modelos. Según una relación publicada por «The Times», la estadounidense Cindy Crawford, de 50 años y ya retirada, es la que más dinero ha ganado, con una fortuna personal, de 75 millones de euros. Kate Moss, a pesar (o gracias) a sus controversias, 72 millones. La alemana Claudia Schiffer tiene 35 millones y Naomi Campbell, en activo con 46 años, 26.

La investigación comenzó en marzo del pasado año. En agosto, la policía llevó a cabo redadas en las sedes de Londres de algunas agencias y se llevó ordenadores y archivos informáticos. Las compañías han rehusado a hacer declaraciones y tampoco consta que las modelos conociesen sus prácticas monopolísticas, aunque eran bastante notorias en el sector.

En regulador recuerda que «una competencia vigorosa entre las empresas beneficia a los consumidores y a la economía, bajando los precios y animando a las compañías a mejorar su calidad y eficiencia».