Los actores norteamericanos, por el cumplimiento de la «global rule one»

Actualizado:

El influyente sindicato de actores de Estados Unidos (SAG) quiere limitar el traslado de producciones cinematográficas al exterior y amenaza por eso con castigar a quienes participen en ellas sin cumplir las reglas. Desde ayer unos 100.000 miembros del SAG -entre ellos casi todas las grandes estrellas de Hollywood- pueden ser multados o incluso expulsados del sindicato si se les ocurre ponerse delante de la cámara en otros países. La amenaza vale sólo para producciones en las que los estudios estadounidenses se salten las normas salariales del SAG. El hecho de que el sindicato quiera imponer su política salarial, a la que llama «global rule one», se debe al descenso en los ingresos de su caja de pensiones. Dado que muchos estudios no aportan nada o muy poco al sindicato en el caso de producciones en el extranjero, el fondo de pensiones perdió en los últimos cinco años unos 23 millones de dólares. La «mano dura» es apoyada por numerosas estrellas. En avisos publicados en revistas especializadas famosos como Harrison Ford, Kathleen Turner, Jamie Lee Curtis, Clint Eastwood y Kevin Spacey llamaron a sus colegas a cumplir con la «global rule one».