Pablo Casado
Pablo Casado - ABC

¿Acierta Pablo Casado dejándose crecer la barba?

El presidente del Partido Popular ha vuelto de sus vacaciones con un «look» muy renovado

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Dignidad, bravura y sabiduría además de distinción, linaje y masculinidad. Eso dice que aporta la barba el texto «La filosofía de las barbas», que recoge una conferencia celebrada en plena época victoriana por Sir Thomas S. Growing.

¿Será eso lo que busca trasmitir Casado con su nuevo «look»? ¿O será un reclamo para captar votos? Porque, según el cirujano plástico Pedro Arquero, ex presidente de la Asociación Española de Cirugía Estética Plástica (AECEP) el aspecto físico es importante para captarlos, sea innato o conseguido con retoques. «Está demostrado científicamente que las personas bien parecidas inspiran más confianza y credibilidad. Pero también, se le exige más: si falla, yerra, engaña o no obtiene resultados, tendrá mayor castigo por parte de la sociedad, que alguien menos agraciado», aseguraba este doctor en un artículo en ABC.

En ese mismo artículo, este especialista señalaba que el rostro del político ideal tiene que tener unas proporciones determinadas. «La cara se divide en tres partes: la superior es el raciocinio, el intelecto y una persona con la frente muy grande es alguien muy racional; la parte media es la emocional, la relación con los demás, por lo que si se tiene esa parte muy desarrollada –nariz prominente, pómulos muy marcados- será más sensible a las emociones, y se dejará llevar antes por ellas que por la razón; y la zona inferior es la del instinto, la energía, y a una persona con mucha mandíbula, sin que la gente lo perciba, se le respeta más, lo mismo que otra con una boca cuidada transmite franqueza. Y el rostro de Pablo Casado es el más proporcionado de todos los de los candidatos. Es racional (lo dice su frente bien desarrollada), tiene una sonrisa cuidada y su rostro transmite equilibrio entre la parte racional y la emocional». Pero le faltaba trabajar la zona del instinto, y parece que ahora, con esta nueva barba, pretende recuperar el respeto de sus votantes. Porque, según los estilistas, en vísperas del Día Mundial de la Barba (se celebra el primer sábado de septiembre), las barbas recortadas y cuidadas son las más favorecedoras y serán la tendencia esta temporada.

¿Qué pasa si por razones genéticas las facciones faciales están desprovistas de este rasgo masculino ahora tan deseado ? Se puede recurrir a lo último en la cirugía estética: el injerto de barba. Según la Dra María del Naranjo, directora de la Unidad Médica de Man Medical Institute, la demanda es cada vez mayor, y existen tres tipos de cirugía: «retoque», para hombres que lo que simplemente necesitan es rellenar algunas áreas despobladas (desde 985 euros); «relleno», si lo que se quiere es más densidad (desde 1.985 euros); «Superpoblación», si el objetivo es una barba al más puro estilo NBA (desde 3.950 euros). Que este nuevo «curso» que empieza, nadie se quede sin este frondoso, abundante y favorecedor abrigo facial.