Mario Vargas Llosa y su mujer, Patricia Llosa, en Nueva York, en 2010
Mario Vargas Llosa y su mujer, Patricia Llosa, en Nueva York, en 2010 - ap

Mario Vargas Llosa ya está viviendo en Nueva York

El Nobel ha comenzado a enseñar en Princeton, donde permanecerá durante los próximos dos meses. Antes pasó unos días en casa de Isabel Preysler

Actualizado:

Mario Vargas Llosa no se ha instalado en casa de Isabel Preysler. De hecho, el Premio Nobel de Literatura se encuentra desde el día 24 de septiembre en Nueva York. El escritor ya ha comenzado su trimestre como profesor en el campus de la Universidad de Princeton, a las afueras de Manhattan, donde está impartiendo un curso titulado «Política y literatura en América Latina».

Es verdad que Vargas dejó el hotel Eurobuilding de la capital a mediados de septiembre y que pasó su última semana en Madrid (del 17 al 24 de septiembre) en casa de su novia, pero en el entorno del literato nadie describe ese movimiento como una «mudanza». «El día 24 de septiembre Mario viajó a Nueva York y estará allí hasta mediados del mes de diciembre», explican a ABC sus íntimos. «Solo ha pasado una semana en casa de Preysler antes de viajar a Estados Unidos. A su regreso, ya se verá...», añaden.

Vargas Llosa ocupa su piso de Manhattan, cerca del Central Park, pero se trasladará cada semana hasta Princeton, en Nueva Jersey, para dar clases. «Al día de hoy, la mayoría de sus pertenencias todavía están en el piso que compartía con Patricia en Madrid, en la Plaza de las Descalzas», revela otra fuente. «Ropa, libros... todo lo ha dejado en el hogar conyugal. Podremos decir que se ha mudado cuando se lleve todo y se instale definitivamente en otra casa. Eso todavía no ha ocurrido».

Según ha podido saber ABC, durante los próximos dos meses Vargas Llosa no coincidirá con su mujer, Patricia Llosa, en la ciudad de los rascacielos. La esposa del literato se encuentra ahora en Estados Unidos visitando a su hijo Álvaro, que vive en Washington, y en los próximos días se instalará durante una larga temporada en Lima, donde hará compañía a su madre, de 97 años.

Lejos de las distracciones de Madrid, Vargas Llosa podrá aprovechar su estadía en Estados Unidos para centrarse en su actividad intelectual. Ha terminado su novela «Cinco esquinas», ha empezado otra y lleva meses trabajando en un guión de teatro autobiográfico que repasa su vida desde que recibió el premio Nobel, en 2010, hasta la actualidad. Incluso ha hablado con el director de un teatro de Madrid para un posible montaje en 2016.