El Dalai Lama se protege de la lluvia con una camiseta de Glastonbury
El Dalai Lama se protege de la lluvia con una camiseta de Glastonbury - afp

El Dalai Lama se da una vuelta por el festival de Glastonbury

El líder espiritual fue invitado por los organizadores del festival, a pesar de las amenazas de China

Actualizado:

Taylor Swift, la familia Kardashian al completo, Cara Delevigne, Karlie Kloss... Y el Dalai Lama. El líder espiritual se acercó hasta Glastonbury tras una invitación de los organizadores, donde dio un discurso en el llamado «Jardín de la Paz» ante una multitud entregada que le cantó el cumpleaños feliz ante su próximo aniversario, el 6 de julio, cuando alacanzará los 80 años de edad. Corearon su nombre y le aplaudieron bajo el escenario, como una auténtica estrella de rock.

El exiliado líder tibetano llegó a Glastonbury con su habitual túnica, aunque aprovechó una camiseta con el logo del festival para taparse la cabeza ante la fuerte lluvia. Saludó a los asombrados participantes del festival y se encaramó a su escenario para dar un discurso enfocado a la paz. «Veo a jóvenes y mayores difrutando con alegría. Mientras esteis aquí, disfrutar. Pero no olvideis que en el mismo planeta hay seres humanos siendo asesinados por otros seres humanos», destacó, poniendo el ejemplo de Irak, Siria o Nigeria. «Asesinan en nombre de la fe. Impensable», sentenció.

Con sus palabras, el Dalai Lama hizo un llamado al recuerdo del principal mensaje de las religiones: «amor, tolerancia y perdón». «Recordar, no hay nada malo en las creencias religiosas. No conciben matar. Yo quiero mi vida, todo el mundo quiere su vida. Todos tenemos el derecho de vivir felices», añadió.

Tras su discurso, aprovechó para recorrer parte del festival y acercarse a Worthy Farm, la zona reservada para los niños, donde disfrutó de un rato jugando con los más pequeños. Curiosamente, uno de ellos le preguntó si la música le hacía feliz, y el Dalai Lama le respondió que no.

Con esta visita, es la primera vez que un líder espiritual se acerca a un festival de música como Glastonbury. Y todo con el aviso del gobierno chino a los organizadores, dejando patente su malestar por el reconocimiento a la figura del Dalai.