Sylvester Stallone con su hija Sistine Rose, a la que mira orgulloso
Sylvester Stallone con su hija Sistine Rose, a la que mira orgulloso - instagram

A Sylvester Stallone no le dejan entrar en las oficinas de Vogue

El actor, que tenía una cita con una de las responsables de la publicación, no pudo pasar los controles de seguridad

Actualizado:

«El que no tiene pase no pasa», se decía en un sketch de televisión muy popular hace unos años. Y eso le ha pasado al mismísimo Rocky, Sylvester Stallone, que no ha conseguido su objetivo de cruzar el control de seguridad y acceder a las nuevas oficinas de la revista «Vogue» en Nueva York.

El actor, según el relato de «Page Six», acudió al edificio Word Trade Center 1, donde tiene su nueva sede la publicación, junto a su hija Sistine Rose, que quiere abrirse camino en el mundo de la moda. Tenían una cita con Sara Moonves, una de las responsables de la revista que es, además, hija, de Leslie Moonves, presidente de la CBS y viejo amigo de Stallone.

Según un testigo, hubo una confusión sobre la puerta por la que Stallone tenía que entrar en el edificio. Cuando llegó al control de seguridad, preguntó por la persona con la que estaba citada y, al no localizarla, los agentes no le permitieron el paso ni al mismísimo Rocky.

La misma fuente añade que Stallone «fue un auténtico caballero y no quiso hacer una excena. Esperó un rato, y cuando vio que no había manera de entrar, se marchó junto a su hija de allí». Otra fuente añadió que los agentes de seguridad nunca avisaron a la revista «Vogue» que era Stallone quien estaba esperando.

En la publicación lamentan el malentendido y aseguran que recibirán al actor y a su hija cuando vuelvan a Nueva York. El protagonista de «Rocky» está decidido a apoyar la carrera de modelo de su hija. Recientemente publicó una foto en Instagram en la que decía. «Mi hija Sistine quiere ser una modelo seria. Creo que lo puedes hacer. Cuando mis niñas trabajan duro lo agradezco».