La actriz Rebel Wilson en la entrega de los MTV Movie Awards
La actriz Rebel Wilson en la entrega de los MTV Movie Awards - reuters
gente

Las mentiras de la actriz Rebel Wilson

Según los medios australianos, la actriz de «La boda de mi mejor amiga» ni tiene 29 años, ni se llama Rebel ni vivió la infancia que cuenta en las entrevistas

Actualizado:

Ni tiene 29 años, ni vivió en un gueto ni se llama Rebel Wilson. La actriz australiana, conocida por películas como «La boda de mi mejor amiga» o «Dando la nota», se une al grupo de intérpretes que conforman Nicole Kidman o la española Ana Allen, en el que es lícito inventarse currículum, orígenes y hasta el número del DNI.

Los medios anglosajones han puesto su foco en Rebel y en su historia. La actriz siempre aseguró que había nacido en 1986 (es decir, que tiene 29 años) y no dudó en narrarle a Ellen DeGeneres durante una entrevista que había crecido en un gueto con sus hermanos, hijos todos de un matrimonio dedicado a adiestrar perros. De todo ello, el único dato cierto es el trabajo de sus padres, que efectivamente se dedican a adiestrar canes para concursos, una profesión heredada de padres a hijos durante cuatro generaciones.

Uno de los puntos más controvertidos ha sido la edad de la actriz. Una antigua compañera de colegio ha sacado a la luz que, en realidad, la actriz tiene 35 años y nació el 2 de marzo de 1980. Pronto los medios australianos, tierra que vio nacer a Rebel, se hicieron eco de la noticia.

Pero la compañera de pupitre de Rebel aún tenía más cosas que contar. Por ejemplo, que la actriz no creció en un barrio marginal, sino que pertenece a una familia de clase media y estudió en el Tara Anglican School, un colegio privado femenino de prestigio. «No era para nada el payaso de la clase, de hecho ni si quiera la recuerdo como alguien gracioso», aseguró la fuente.

De Melanie a Rebel

La vida que contaba la actriz en las entrevistas bien podría ser la de Rebel Wilson, pero desde luego no era la suya. Su verdadero nombre es Melanie Elisabeth Bownds, a pesar de que hace un año decidió cambiarse legalmente el apellido por el artístico.

Hace un año, la intérprete defendió en la publicación The Australian Women's Weekly que su nombre real era Rebel, y que Melanie y Elisabeth eran segundos nombres con los que se inscribió en la escuela para evitar que se metieran con ella. Según la actriz, sus padres tenían mucha imaginación a la hora de escoger nombre para sus retoños. Además del suyo, se decantaron por Liberty (Libby) y Annachi (Anna) para sus hermanas. Su hermano se quedó con Ryot.

En medio de la polvareada levantada por su no vida, Rebel sigue rodando en Nueva York su siguiente película de la mano de Dakota Johnson y se ha limitado a lanzar dos tuits en los que bromea con la polémica.