Dionisio Pestana explotará la Casa de la Carnicería de la Plaza Mayor de Madrid
Dionisio Pestana explotará la Casa de la Carnicería de la Plaza Mayor de Madrid - abc

Pestana, el nuevo «dueño» de la Plaza Mayor de Madrid

El empresario luso que convertirá la Casa de la Carnicería en un hotel de lujo posee 500 millones de euros y quiere lanzar una cadena de paradores junto a Cristiano Ronaldo

Actualizado:

El mayor grupo hotelero de Portugal desembarca en Madrid a lo grande: en plena Plaza Mayor, donde explotará la Casa de la Carnicería durante 40 años. Pestana ha batido a su gran competidor, NH, con una oferta de 420.000 euros anuales, que revertirán en un establecimiento de lujo. Pero, ¿quién se encuentra detrás de este imperio? Dionisio Pestana, uno de los hombres más ricos del país vecino, con una fortuna estimada superior a los 500 millones de euros.

El empresario es natural de Sudáfrica, adonde su padre emigró después de la Segunda Guerra Mundial, aunque posteriormente regresó a Madeira, como hizo él mismo en los años 60. Y, ya se sabe, del mismo archipiélago procede Cristiano Ronaldo, con quien lleva tiempo estrechando su amistad. De hecho, todo apunta a que nos encontramos en la antesala del Pestana CR7, pues la intención de ambos era abrir tres hoteles en explotación conjunta: uno en Funchal, otro en Lisboa y otro en Madrid.

El tótem hotelero del «holding» está casado con Margarida y es padre de cuatro hijos: Carlota, Vasco, Manuel y Lourenço. «El secreto para tener una carrera de éxito es una familia feliz y saber administrar las cosas a tiempo», ha declarado Dionisio Pestana. «Consigo estar con mis hijos sin dejar de dedicarme a los negocios. Es vital para mí pasar los fines de semana en casa y no hago nunca comidas de negocios porque valoro esos momentos para estar con la familia. El resto del tiempo, a trabajar», llegó a explicar hace unos meses.

Curiosamente, no sabía hablar portugués cuando aterrizó en Madeira ya que su idioma natal es el inglés (con acento sudafricano). Hasta él está sorprendido de haberse instalado definitivamente en el país que marca la seña de identidad de su árbol genealógico. Lo reveló en un encuentro privado, haciendo gala de su habitual contundencia: «Ni me había imaginado que me quedaría a vivir en Portugal, pero así ha sido. Yo venía del Primer Mundo, de un país avanzado desde el punto de vista industrial y económico. Y llegaba a un país donde el atraso era muy evidente».

Negocio de familia

Está claro que lleva casi en los genes dedicarse a la gestión hotelera, pues lo primero que hizo en territorio luso fue desembarcar en el hotel que había abierto su progenitor en el precioso conglomerado isleño de Madeira. El establecimiento se convirtió en el centro de su vida. Y sólo salió de allí 12 años después, para casarse. Eran años convulsos, pero todo cambió tras la Revolución de los Claveles, en 1974. La estabilidad subsiguiente a la instauración de la democracia hizo el resto para que despegara por fin el imperio Pestana.

El buque insignia de la firma es el Palace, ubicado muy cerca del Puente 25 de Abril. Un enclave paradisiaco que se ha convertido en el favorito de las estrellas del pop cuando sus giras recalan en Lisboa, como certificó la mismísima Madonna. Lady Gaga, Rihanna, Mariah Carey o Lenny Kravitz son algunos de los cantantes que se han alojado en sus elegantes habitaciones.

No sólo es el lujo su principal reclamo, también la discreción que garantiza, pues está rodeado de una especie de fortaleza y de unos frondosos jardines. Pestana reúne ya 52 hoteles de alto nivel en todo el mundo, aunque muchos de ellos a precios más asequibles de lo habitual en este tipo de establecimientos.

Desembarco en España

El de la Plaza Mayor será su segunda incursión en España, ya que triunfa en Barcelona el Pestana Arena, junto a Montjuic. En cuanto a Portugal, destacan sus apuestas en Lisboa, Sintra, Cascais y Oporto, además del Alentejo, las Azores y, cómo no, los diez que mantiene abiertos en Madeira. Pero su estrategia pasa hoy por echar raíces en el centro de las grandes ciudades del Viejo Continente, como puede comprobarse en el Tiergarten de Berlín o en el Chelsea Bridge de Londres.

Allende los mares, su marca se deja sentir en Miami, Buenos Aires, Bogotá, Caracas, Río de Janeiro y Sao Paulo. También, por supuesto, en las antiguas colonias africanas de Portugal, caso de Mozambique o Cabo Verde.

Dionisio Pestana se asoma al éxito desde el olimpo empresarial. Sus estrategias se han diversificado, y él reconoce: «Portugal es hoy un país muy distinto. Ha cambiado a mejor. Cuando se habla de crisis, la gente no tiene noción de lo que realmente está diciendo. Parecen olvidar lo duro que se hacía vivir en Portugal a principios de los 70 y en los primeros 80. Eran tiempos muy difíciles».