El cómico posa con la bandera de Argentina y de Estados Unidos
El cómico posa con la bandera de Argentina y de Estados Unidos - abc
EL PULSO DEL PLANETA

Obaca, un candidato negro para presidir Argentina

El cómico tiene propuestas hilarantes, como poner fecha de caducidad al matrimonio o repatriar por ley a los futbolistas Leo Messi y Carlos Tévez

Actualizado:

Se toma la política como un chiste, pero los argentinos le han encontrado la gracia y algunos hasta le votaron en las PASO (Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias) del mes pasado. Se presenta como Obaca (Omar) y es el primer candidato negro que apuesta por él mismo para alcanzar, aunque sea de forma virtual, la presidencia de Argentina.

Las propuestas de este cómico que jura (con los dedos cruzados) que trabajó en Estados Unidos de camarero, en la misma universidad en la que estudiaba Barak Obama, invitan a sonreír, cuando no a soltar la gran carcajada. Entre ellas figura poner fecha de caducidad al matrimonio o repatriar a Leonel Messi y a Carlos Tévez, por decreto, para que jueguen en Argentina un año completo.

«La gente se sorprende pero nos conocemos. Él estudiaba ciencias políticas, estaba en tercer año y yo era ayudante… en la cafetería. Le ponía el desayuno, hablamos de economía y de minitas (mujeres)», le cuenta Obaca a Pablo Javier Blanco en el diario «Clarín». El humorista habla con el aplomo de un político experimentado, cuenta sus mentiras verdaderas e imita los gestos del presidente de Estados Unidos hasta recordar lo que nunca pasó: «Yo le presenté a Michelle», asegura.

La gente sabe que es un cómico pero, puestos a escuchar mentiras, prefiere que al menos les hagan reír, y esto es lo que consigue el hombre que pide «votar en negro». De inconfundible acento argentino, se sienta con una bandera de Estados Unidos a sus espaldas para hacer campaña, y propone para su futuro «homólogo» estadounidense que haga lo mismo, pero a la inversa: «Le clavamos una bandera argentina a Obama atrás cuando haga campaña. ¿Te imaginas?», le comenta al periodista.

La burla y la parodia de los políticos es una constante en los vídeos y carteles de la campaña de este cómico, que arrasa en las redes sociales. Parodia frases imborrables en la memoria de los argentinos, bien porque les supuso la pérdida de sus ahorros o porque pintan de un brochazo una época de no muy grato recuerdo.

En el primer caso se encuadra la siguiente: «Mi lema es: el que depositó pesos recibirá dólares, varios dólares...». La frase es un remedo de aquella del expresidente Eduardo Duhalde: «El que depositó dólares, recibirá dólares». La pronunció, eufórico –y posiblemente convencido–, en vísperas de que los argentinos sufrieran, con su Gobierno, la conversión forzosa de divisas estadounidense a pesos súper devaluados.

Si el expresidente Fernando de La Rúa se promocionó en campaña con el eslogan «Dicen que soy aburrido», Baraca, con la piel como el betún, lo hace con «Dicen que soy negro». El hombre, que se ríe hasta de su sombra, observa. «Vamos a poder controlar el peso black» (guiño al dólar negro que se vende en el mercado informal).

Los juegos de palabras con el color de su piel y «las cosas» de Argentina son constantes y, como Obaca es negro, nadie le puede acusar de racista. «La corrupción conmigo se las va a ver negras», lanza antes de prometer: «Un docente va a ganar el doble o triple que un narcotraficante. ¿Cómo lo voy a hacer? Con tu voto, en octubre, ¡Votame!».

Lo curioso de este cómico que empapeló Buenos Aires con carteles con la bandera de Estados Unidos de fondo y su imagen con los dedos índice, anular y corazón con «doble be (uve) de la victoria» es que, su candidatura, aunque «trucha» (falsa), convenció a algunos votantes de la ciudad de Buenos Aires. Y eso no es poca cosa. La burla y la parodia de los políticos es una constante en su campaña