Norma Duval (derecha) con Arancha de Benito durante la presentación de su proyecto
Norma Duval (derecha) con Arancha de Benito durante la presentación de su proyecto - abc

Norma Duval: «En España hemos salido de una gorda, eso hay que reconocerlo»

La vedette barcelonesa pospone su boda con Matthias Kühn y se embarca en un ambicioso proyecto empresarial

Actualizado:

Norma Duval (59 años) se lanza al mundo empresarial con Expo Mujer, una feria dedicada a la mujer y la familia que tendrá su primera edición los próximos 19, 20 y 21 de mayo en el pabellón de Cristal de la Casa de Campo. Con este evento, nuestra vedette más internacional pretende «solucionar en un día todo lo que nosotras necesitamos el resto del año».

La feria tendrá un carácter solidario, ya que parte de lo recaudado en taquilla se destinará a las labores de la Asociación Contra el Cáncer e Infancias Sin Fronteras. Norma, ahora, lucha por seguir recopilando firmas que formen parte de esta «feria para el público», como recalcó ayer durante su presentación en el hotel Óscar de Madrid.

Mucho en juego

Tras pasar unos días en Mallorca, donde ha celebrado su cumpleaños junto a su novio Matthias Kühny sus amigos de la isla (le regalaron un fin de semana en el palacio de Palacio de Schönbrunn), la artista catalana ha vuelto con las pilas cargadas para seguir luchando por un proyecto en el que ha invertido mucho dinero. «Me juego bastante porque es una feria muy importante. La mujer se merece este evento. Hay de todo: deporte, moda, innovación, belleza, estudios, salud… Como ejemplo te diré que ya tenemos al Grupo Quirón, al igual que una guardería y dos colegios. Ahora estamos con las universidades y, por supuesto, con la firma Punto Roma. También, la Clínica Francesa del Dr. Dry o los distribuidores de las famosas muletas que usó el Rey Juan Carlos», cuenta. «Evidentemente, con todo este trabajo he tenido que posponer la boda. Será más adelante, pero que conste que sólo es por este motivo», puntualiza mientras muestra su anillo de compromiso.

Duval asegura que para su feria no tiene ayudas públicas. «No he pedido un duro a nadie en mi vida», insiste. Aunque años atrás no tuvo reparo en apoyar al PP en unas elecciones, esta vez no se ha planeado hacer nada similar. «Jamás he estado afiliada a ningún partido, porque soy una mujer libre. Hablo cuando quiero. Por supuesto que hoy en día estoy muy preocupada con la situación política, pero te aseguro que no me siento decepcionada con el gobierno. Todo lo contrario: hemos salido de una gorda. Yo viajo mucho y fuera ya llegaron a “enterrarnos” junto a Grecia. Hay que saber valorar, y mucho, la recuperación económica de estos últimos años en España, porque hemos salido de un atolladero muy gordo. No tengo intención de meterme en política, pero considero que el PP lo ha hecho muy bien», aclara.

Por supuesto, la muerte de María Pineda el mismo día en que ella cumplía años (4 de abril) ha sido un mazazo. «Era una mujer admirable, muy humana. María, mi hermana Carla y yo tuvimos una experiencia muy fuerte cuando viajamos a Alemania a probar la terapia con hipertermia. A María le fue muy bien –por desgracia, a Carla no le evitó la muerte– y le limpiaron el pulmón izquierdo, pero es verdad que se trataba de un tratamiento muy costoso. Sé que ella siguió haciéndolo en Málaga, aunque lo dejó hace un tiempo. Pienso que no tenía que haberlo abandonado. Me ha dado una pena enorme», reconoce.

En Expo Mujer se otorgará un premio a la «mujer excepcional» y aunque aún no hay una elegida, sí me confiesa que para ella la Reina Sofía es excepcional en todo.