La Reina Máxima de los Países Bajos durante la cena de gala en Copenhague
La Reina Máxima de los Países Bajos durante la cena de gala en Copenhague - gtres

Máxima de Holanda «recicla» el vestido de su coronación

La Reina derrochó elegancia durante la cena de gala en el Palacio de Christiansborg en Copenhague

Actualizado:

La Reina Máxima de los Países Bajos brilló con luz propia durante la cena de gala ofrecida por la Familia Real de Dinamarca en el palacio Christianborg de Copenhague, con el mismo vestido que ya lució el día de su coronación; un vestido azul klein diseñado por el holandés Jan Taminiau con cuerpo de encaje y aplicaciones de pedrería y cristales bordados a mano. Esta vez la Reina, lució el modelo sin la capa en el mismo color.

Una vez más, la Reina otorgó especial atención en los complementos y eligió para la ocasión la Gran Tiara compuesta por 31 zafiros y 655 diamantes de Sudáfrica engarzados sobre una diadema de platino diseñada por la joyería parisina Mellerio y unos pendientes y pulsera a juego.

Por su parte, la esposa de Federico de Dinamarca, Mary de Dinamarca fue fiel a su estilo y apostó por la sencillez con un elegante vestido blanco vaporoso, el mismo que utilizó en la recepción de año nuevo. Su cuñada Marie lució un dos piezas con top peplum que también acompañó con la tiara que su suegra, la reina Margarita, le regaló cuando se casó con el príncipe Joaquín.

El acto, celebrado ayer por la noche, reunió a más de un centenar de invitados, entre ellos la Primera Ministra danesa, Helle Thorning-Schmidt; otros miembros del gobierno y parlamentarios, así como representantes del mundo de los negocios, la cultura y el deporte.