El hermano del Rey Felipe, con gafas de sol, durante el funeral por la Reina Fabiola, en diciembre del pasado año
El hermano del Rey Felipe, con gafas de sol, durante el funeral por la Reina Fabiola, en diciembre del pasado año - reuters

Lorenzo de Bélgica asegura que «puedo leer el Corán sin entenderlo»

El hermano del Rey Felipe cuenta su pasión por el árabe, aunque no se ha convertido al islam

Actualizado:

El príncipe Lorenzo de Bélgica, hermano del Rey de los Belgas, acaba de sorprender con unas declaraciones en las que confiesa su atracción por el Corán y por la lengua árabe. Aunque desmiente que se haya convertido al Islam, dice que este libro sagrado es fascinante y que es capaz de leerlo «sin entenderlo». En los últimos días, en otra medio, Lorenzo cuenta que, un año después de su hospitalización en la que los médicos le indujeron un estado de coma, también se siente «fascinado por la muerte».

«Personalmente puedo leer en árabe sin entenderlo y sin hablarlo. Es increíble, ¿no? Y es precisamente eso, los misterios de la lengua árabe lo que resulta tan atractivo», cuenta. En la entrevista al diario belga «Derniere Heure», Lorenzo explica que, a su juicio, «el árabe es un idioma muy rico» y que ha aprendido a leerlo sin dificultad, aunque no lo entienda. «Lo que es interesante con este idioma, en comparación con otras lenguas, es que cuando se aprende el árabe ya conoces la mentalidad de la gente que lo habla».

En la mencionada entrevista también desmiente los rumores que apuntan a su conversión al Islam: «No, no me he convertido», asegura, para insistir acto seguido en que sí ha leído el Corán.

Esta fascinación de Lorenzo comenzó, según explica él mismo en «Derniere Heure», tras una relación con una musulmana. «Disfruté inmensamente de la relación con una mujer musulmana, porque ella era fabulosa, extraordinaria. Tuve conversaciones maravillosas con ella. Me fui del árabe al Corán y no de esta religión al árabe. Es muy diferente. El Corán es el único libro escrito en árabe accesible a todos».

Lorenzo se confiesa «muy impresionado con el idioma», por las características de una lengua que le ha parecido «extraordinariamente rica. Hay personas que con una letra han escrito libros enteros». Por ello explica su deseo de que sus hijos aprendan este idioma: «En Bélgica no hay una lengua que tenga prioridad sobre otra. Cuando mis hijos me preguntan por qué deben aprender idiomas, yo les digo que el árabe es fascinante y que les permitirá aprender la cultura de quienes lo hablan. Y cuando me dicen que por qué tienen que estudiar flamenco, les explico que porque hay seis millones de flamencos».

Además de estudiar esta lengua, Lorenzo asegura que sus hijos «también están aprendiendo su caligrafía y que en casa reciben amigos del mundo de habla árabe». En cuanto a su esposa, la princesa Claire, reconoce que ella no siente la misma atracción por esta cultura como él, «pero está de acuerdo con la idea de transmitirla a nuestros hijos».