Rocío Carrasco y Fidel Albiac llevan catorce años de relación
Rocío Carrasco y Fidel Albiac llevan catorce años de relación - abc

La exitosa vida de Fidel Albiac como empresario

Su sociedad de representación acumula un patrimonio de más de 700.000 euros. Antonio David le acusa de gestionar mal el dinero

Actualizado:

«Fidel se ha asegurado su futuro, solo le queda casarse». Esas eran las declaraciones que Antonio David Flores (38 años), exmarido de Rocío Carrasco Mohedano (37), vertía esta semana en la revista «Lecturas» contra el novio de su ex. No sabemos si entre los planes de Fidel Albiac (41) está casarse con su novia, pero que se ha convertido en un empresario de éxito en estos casi 14 años de relación es un hecho.

Cuando Rociito presentó la demanda de divorcio y comenzó su relación con Albiac, el sevillano era un aspirante a policía nacional. Sin embargo, al poco tiempo de comenzar con la hija de Rocío Jurado, el joven fundó la empresa Yamaguchi Producciones Artísticas S. L. La sociedad, que se dedica a «la promoción, representación y explotación de derechos de imagen», tiene a Albiac como administrador único. La empresa, según consta en el Registro Mercantil, goza de un patrimonio valorado en más de 728.000 euros.

Yamaguchi tiene adscritas una parcela de más de dos mil metros cuadrados en San Agustín de Guadalix, una casa de 73 en Sevilla y una plaza de garaje. En la parcela de la sierra madrileña vive la pareja. Así lo desveló Antonio David: «Fidel es propietario del chalé donde residen en Madrid, que está a nombre de una sociedad donde solo figura él». Aunque la casa es de Albiac, Rocío Carrasco tiene inscrito allí el domicilio social de su empresa.

La presentadora de «Hable con ellas» es administradora de Promoción de Espectáculos Musicales S. L., con un capital social de 19.710 euros. Hasta la muerte de «la más grande», la empresa tenía su domicilio social en la casa de La Moraleja de Rocío Jurado. En 2007 lo cambió por la vivienda de San Agustín de Guadalix. La empresa tiene un activo de 309.000 euros, un 61 por ciento menos que en 2012, cuando el activo era de más de 700.000 euros.

Pero estas pérdidas no significan que los negocios le vayan mal a Rociito. No hay que olvidar que desde 2014 la joven trabaja en televisión de nuevo, como presentadora en el programa «Hable con ellas». Sin embargo, aunque sabemos que los contratos se negocian de manera individual, es imposible conocer lo que cobra por su participación semanal en ese espacio.

La empresa de Rocío Carrasco, que se dedica, entre otras cosas, a la «explotación de fincas rústicas», administra el 50 por ciento de cinco de tales fincas en Chipiona. Así, según consta en el Registro Mercantil, Rocío tiene una finca de tres hectáreas tasada en más de 187.000 euros, una viña de una hectárea valorada en lo mismo y tres terrenos rústicos más. Todos están al 50 por ciento a nombre de Rocío, y la otra mitad, a nombre de su sociedad.

A los beneficios de su empresa y los terrenos en Chipiona hay que sumar lo que Rocío Jurado legó a su hija a su muerte. Según se desveló en estas mismas páginas, dejó a «Rocío Carrasco como heredera universal de su patrimonio musical, así como de todas sus pertenencias personales y profesionales. También la beneficiaba con el apartamento que tenía en Miami, además de la mitad del otro que compró cuando ya estaba casada con Ortega Cano».

A Rocío Carrasco solo le falta una cosa para tenerlo todo: contar con el cariño de su hija mayor, Ro (18). La joven ha elegido a Antonio David en la guerra de los ex.