Ortega Cano junto a Ana María Aldón el día que presentaron a su hijo a la prensa
Ortega Cano junto a Ana María Aldón el día que presentaron a su hijo a la prensa - gsr

Ortega Cano se casa con la madre de su hijo

Así es la mujer que se convertirá en esposa del diestro cuando este salga de la cárcel

Actualizado:

«Es una mujer trabajadora, independiente y muy normal. Es verdad que no nos conocemos desde hace mucho tiempo, pero puedo asegurar que me ve con muy buenos ojos y me tiene mucho cariño». Estas eran las palabras que hace ya algo más de dos años me confesó José Ortega Cano cuando supo que su novia estaba embarazada y le iba a convertir en padre. Entonces su relación con Ana María Aldón aún estaba en un proceso de conocimiento. Hoy la situación es muy distinta. Como el propio diestro me contó antes de su ingreso en la cárcel de Zuera, cuando cumpliera su deuda con la justicia pensaba casarse con Aldón. Así lo ha confirmado estos días en su primer permiso carcelario que termina mañana domingo cuando, tras pasar por la comisaria de Zaragoza para dejar prueba de su vuelta deberá ingresar en prisión antes de las once de la mañana. Como siempre estará acompañado por Ana María, la discreta novia que ha sabido devolver la alegría al torero y darle la tranquilidad.

Sin duda alguna Ana María y la enorme fe que tiene Ortega están siendo los pilares en los que basa hoy su vida. Siempre fue un hombre religioso y practicante pero tras el accidente y muerte de Carlos Parra el diestro no ha dejado de rezar ni un solo día. «Su fe y la labor de su novia están siendo fundamentales para este momento», me aseguraba su abogado, Enrique Trebolle. Y sus hijos, especialmente la alegría del pequeño José María y la recuperación del mayor, José Fernando, «así como la actitud de Gloria Camila que es una chica estupenda», añade.

Para muchos la gran incógnita sigue siendo Ana María. Divorciada, madre de una joven de 18 años, los que la conocen hablan de una mujer trabajadora que tiene dos fruterías en Sanlúcar, y que es una persona de ideas firmes que no tolera ciertas costumbres.

Ana María lo pasó muy mal al principio de su relación cuando una serie de personas acudieron a los medios para hablar de ella en términos que consideró atentaban a su honor y de ahí que emprendiera medidas legales contra algunos. Trabajadora y de vida sencilla, puso sus normas desde el principio. Quería que en su casa no hubiera tensiones ni tentaciones. En la nevera, cerveza sin alcohol y con José Fernando, largas conversaciones para intentar enderezar la conducta de un chico que a causa de su comportamiento también acabó en la cárcel. Con Gloria Camila siempre encontró una persona cariñosa y dispuesta a colaborar. Además, la hija de José Ortega Cano hizo muy buenas migas con su hija Gema.

Aunque ha estado tentada de muchas maneras para aparecer en los medios, de momento Aldón sigue firme en mantenerse en un discreto segundo plano. Antes de que su novio entrara en la cárcel estuvo a punto de firmar un contrato para ser imagen del régimen de la alcachofa, que finalmente anuló. Ni entrevistas ni posados. Tras organizar sus negocios, de los que dejó al frente a su hermana, Ana María y su bebé se instalaron en una casa alquilada en Zaragoza, donde viven para estar cerca de la cárcel y demostrar que el torero tiene arraigo en esa ciudad.

Su abogado le recomendó esa prisión y allí se ha convertido en un «preso modelo», según opinan en la Junta de Tratamiento de prisión. A partir del lunes el diestro podrá rellenar una nueva instancia para solicitar otro permiso que si no hay cambios en su comportamiento, podrá obtener en quince o veinte días.

Feliz de tener siempre a Ana María cada vez que tiene una visita, un encuentro vis a vis o ahora un permiso, lo que está claro es que en cuestión de meses Ortega por fin dejará de ser el viudo de Rocío Jurado para convertirse en el marido de una Ana María, que hoy es más que fundamental en su vida.