Carmen Lomana y Juan Carlos Monedero «cazados» en su primer encuentro
Carmen Lomana y Juan Carlos Monedero «cazados» en su primer encuentro - ¡QUÉ ME DICES!

Monedero comió el roscón de Reyes en casa de Carmen Lomana

El secretario de Proceso Constituyente y Programa de Podemos compartió mesa y mantel con distinguidas damas del barrio de Salamanca

Actualizado:

En «La Izquierda Exquisita», el periodista Tom Wolfe retrata cómo la élite social neoyorquina de los años 70 se siente subyugada por los radicales románticos. Wolfe se centra en especial en un acontecimiento simbólico: el «cocktail party» que el famoso director de orquesta Leonard Bernstein y su mujer, la sofisticada Felicia Cohn Montealegre, ofrecen a los portavoces de los Panteras Negras para intentar entender sus puntos de vista y apoyar su causa. En la noche de Reyes, Carmen Lomana escribió su propia versión del «radical chic».

Juan Carlos Monedero, secretario de Proceso Constituyente y Programa de Podemos, se convirtió en el invitado de honor de la merienda de Reyes que todos los años organiza Lomana en su elegante piso del barrio de Chamberí, a pocos metros del Paseo de la Castellana. El profesor universitario compartió mesa y mantel -regado de chocolate en taza, gin-tonics y champagne- con la diseñadora Agatha Ruiz de la Prada; el Teniente Coronel de Artillería de la Casa Real Federico Ruiz (número dos de la Guardia Real); Sonsoles Fernandez de Córdova; la exquisita «socialite» Cristina Thomás de Carranza (hija del ex Embajador Enrique Thomás de Carranza), la doctora Ana Vila Joya y otras señoras del barrio de Salamanca.

Como si se tratara de Dan Cox -el líder de los Panteras Negras que revolucióno a las damas de Park Avenue- la llegada del segundo de Pablo Iglesias a la casa de Lomana causó verdadera sorpresa entre los ilustres invitados, que desconocían que la anfitriona -vestida de Dolce & Gabbana- había invitado al político a su tradicional «rosconada» del 6 de enero. «Ya sabes que mi casa es como la ''Factory'' de Andy Warhol. Las puertas están abiertas a todo el mundo», explica Lomana a ABC, aludiendo al mítico estudio neoyorquino donde el artista pop reunía a personajes tan disímiles como Truman Capote, Lou Reed, Andrea Cabeza de Vaca, Salvador Dalí, Bob Dylan o Marella Agnelli.

Durante la velada, Monedero convirtió su programa electoral en tema de debate. «Su presencia causó bastante estupor y malestar, sobre todo entre las señoras de toda la vida que estaban invitadas», reconoce una testigo de la noche. «Nadie esperaba que Podemos desembarcara en un piso de la calle Fortuny plagado de señoras y señores bien. E invitado por la mismísima dueña de la casa. Pero Carmen es así, le gusta provocar», añade esta convidada. Otro invitado asegura que Ruiz de la Prada se retiró pronto de casa de Lomana, supuestamente «muy molesta» por la presencia de Monedero. «No es cierto. Agatha no estaba enfadada, pero es verdad que se fue temprano», concluye otra fuente.

La insólita amistad de Lomana y Monedero comenzó tras un muy publicitado rifirrafe en Twitter. Después de varios mensajes donde la mediática «socialite» insistía en que no le gustaba el discurso del líder de Podemos, escribió un «tuit» en el que declaraba que quería tener un cara a cara con «el gafitas» (refiriéndose así al politólogo). Dicho y hecho, pocos días después se pudo ver a la peculiar pareja tomando unas cañas y charlando en «Pepe Botella», la icónica cafetería del barrio madrileño de Malasaña. El «radical chic» renace en Madrid.